del miedo a la libertad

El camino de regreso: del miedo a la libertad de ser nosotros mismos

Todos anhelamos poder hacer lo que queremos, cómo queremos y cuándo queremos.

Pero para las personas que han sido víctimas del maltrato psicológico, es mucho más difícil al principio, sentir la verdadera libertad.

Una vez que hemos decidido pasar de ser víctimas, a ser protagonistas de nuestras propias vidas, y hemos eliminado la fuente del dolor, empieza el viaje hacia la libertad, hacia nosotros mismos.

Pero, no es un viaje nada fácil. Porque el dolor, la vergüenza y el miedo se han asentado en nuestro cuerpo y aunque ya no estamos en esa situación abusiva, el recuerdo de ese dolor permanece y nos mantiene en un estado de alerta máxima.

El poder personal fue abandonado o tal vez, regalado (sin darnos cuenta) y además se crearon hábitos que nos llevaron a un estado de impotencia, desesperación y sufrimiento.

Yo personalmente he estado allí…

Sé lo que es ser humillada, intimidada, controlada, dominada y maltratada.

Sé lo que es ser silenciada y sentir la pesada carga del miedo y de la tristeza.

Sé lo que es llegar a no tener ni una pizca de dignidad.

Sé lo que es hacerse pequeña para no alterar el ego del otro.

Sé lo que es ser esclavizada por las cadenas psicológicas y físicas.

Durante años, después de ser víctima del maltrato psicológico que al final se convirtió en maltrato físico, he vivido en la confusión e incertidumbre. No porque no supiera lo que quería, sino porque al mirarme al espejo ya no reconocía a la persona en la que me he convertido.

Esa persona que veía en el reflejo, había renunciado a todo lo que tenía para mantenerse a flote y todavía sentía como si se hubiera ahogado.  Esa persona, no sabía quién era, para qué ha venido a este mundo y cuál era el sentido de su vida.

El camino de regreso a mí misma fue muy largo, y fue un camino lleno de aprendizajes, elecciones, desafíos y muchas oportunidades para crecer, experimentar y convertirme en la persona que soy hoy.

Sin duda alguna, el camino de regreso, me trajo una conciencia increíble.

Y las lecciones que he aprendido, no tienen precio. Lo que creemos sobre nosotros mismos, (quiénes somos, como somos y lo que podemos alcanzar en la vida o no), lo que creemos sobre el mundo, sobre el amor, la gratitud y el perdón, puede inspirarnos a ser más conscientes y experimentar una profunda transformación, o pueden paralizarnos  e impedirnos ser felices y disfrutar de nuestras vidas.

Si queremos vivir la vida que siempre hemos deseado vivir, tenemos que estar dispuestos a desaprender algunos de nuestros modos de pensar y actuar, y adoptar otros nuevos.

Tenemos que estar dispuestos a enfrentarnos a nuestras propias verdades y a nuestros propios miedos. Porque solo cuando aprendemos a enfrentamos a nuestros propios miedos, desaparece todo aquello que nos limitaba, y donde antes habitaba el miedo, aparecen la libertad y el valor de ser nosotros mismos.

Tenemos que estar dispuestos a mirar hacia nuestro interior, para darnos cuenta que nuestros deseos nunca se fueron y que siguen estando allí para indicarnos el camino que debemos tomar y convertirnos en la mejor versión de nosotros mismos.

Seguir siendo víctimas nos encierra en el sufrimiento. Pero el sufrimiento no es lo mismo que el dolor. El dolor es inevitable, en cambio el sufrimiento es opcional, es la historia que seguimos perpetuando después de una experiencia. Y al parecer, para algunas personas, esas historias son más importantes que la libertad y la paz interior.

Lo que tenemos que comprender es que no importa cuánto tiempo hemos vivido en la oscuridad, en el infierno, porque nunca es demasiado tarde para elegir algo diferente, para encontrar el camino de regreso a la luz, a nosotros mismos.

Lo único que tenemos que hacer, es preguntarnos qué necesitamos para poder dar el primer paso en la dirección de nuestros corazones.

Y si necesitas ayuda para dar el primer paso, estoy aquí para ayudarte, apoyarte y guiarte a través de mi Tienda de desarrollo personal, o a través del Programa para mujeres – Autoestima y poder personal.

Como siempre, te agradezco que respondas en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo que escriba sea aún más útil para ti.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *