ganar, perder

¿En tu vida personal y profesional, juegas a ganar o a no perder?

¿Cuántas veces has elegido no arriesgarte por miedo a perder?, ¿cuántas veces no te implicas por completo en una relación por miedo a sufrir?, o ¿cuántas veces has renunciado a tus sueños por convencerte a ti mismo de que no es posible?

Me imagino que muchas veces, porque es mucho más fácil quedarte en tu zona de confort, pensando que ahí estarás a salvo, cuando en realidad llegamos a darnos cuenta de que por no perder, terminamos perdiendo todo.

A menudo vivimos como espectadores, elegimos sentarnos en el banquillo, en la zona de confort y solo observar el juego, en vez de estar en el campo de juego, asumir riesgos y elegir jugar el juego de nuestras vidas, sin razones y sin excusas de por qué no podemos hacerlo.

Elegimos jugar los juegos de los demás, aceptando sus normas y sus reglas, en vez de jugar nuestro propio juego y jugarlo para ganar. En vez de confiar en nosotros mismos, en que somos capaces de conseguir todo lo que queremos.

Y en la vida solo hay dos maneras de jugar los juegos: obteniendo resultados o teniendo razones de por qué no tienes resultados, de por qué no tienes todo lo que quieres en tu vida. Nada más. No hay un término medio.

Cuando juegas solo para tener razones de por qué no tienes resultados, significa que estás jugando los juegos de los demás, significa que estás en el pasado, y la verdad es que no tienes ningún control sobre tu pasado. Las preguntas cómo y por qué son las preguntas del ego, son dos preguntas que no tienen sentido si realmente quieres obtener resultados.

En cambio, si decides asumir la responsabilidad al 100 % de tu vida y decides estar en el campo de juego, significa que durante todo el juego tendrás que tomar decisiones. Algunas acertadas y otras no, pero, como decidiste ser responsable de tus acciones, asumirás el resultado, y si no estás contento con él, sabes que puedes elegir de nuevo.

Y cuando empieces a vivir de esta manera, asumiendo la responsabilidad de todo lo que pasa en tu vida, sin culpables y sin victimismo, te aseguro que nunca jamás estarás dispuesto a retroceder y a jugar los juegos de los demás. Porque después de todo, tú ya sabes quién eres, de dónde vienes y adónde vas.

Porque lo que realmente cuenta es experimentar la vida, en vez de tener razones para no hacerlo.

Al final, nos damos cuenta de que la vida se vive viviéndola, a través de las relaciones, de las oportunidades para experimentar y crecer, y de los desafíos.

Porque la vida es como ese partido de fútbol en el que tú y yo somos los jugadores. Y a todos nos gusta ganar.

Mis preguntas para ti son las siguientes: ¿dónde estás en el partido, en el banquillo o en el campo de juego?, ¿juegas a ganar o a no perder? Y en tu vida personal, en tu trabajo, en tu negocio y en tus relaciones, ¿qué están reflejando tus resultados?

Como siempre, te agradezco que respondas en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo que escriba sea aún más útil para ti.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

P.S Si en algún momento sientes que necesitas ayuda para recuperar tu poder personal y empezar a vivir tu vida por elección, estoy aquí para ayudarte, apoyarte y guiarte a través de mi Seminario intensivo Atrévete a ser libre, abundante y feliz ®.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *