miedos

¿Estás dispuesto a enfrentarte a ti mismo, a tus historias y a tus miedos?

¿Cuál es la historia que te cuentas a ti mismo y cuáles son los miedos que te están limitando la vida?

Todos los seres humanos contamos historias y, gracias a ellas, nos formamos una «identidad propia». Y mientras vamos creciendo, los demás nos cuentan, también a través de las historias, quiénes somos, cómo somos y qué somos capaces de hacer, de tal modo que esa historia se convierte en una verdad que aceptamos como parte de nuestra naturaleza.

Y por si no fuera suficiente con aceptar como identidad propia las historias ajenas, que en realidad solo tienen que ver con las creencias y prejuicios de terceras personas, cargamos también con las nuestras propias, que nos contamos sobre quiénes somos, de acuerdo con las experiencias que vamos teniendo en la vida, como, por ejemplo: suspender alguna asignatura, conseguir un trabajo, fracasar en un proyecto, un divorcio…

De esta manera terminamos convirtiendo ese conjunto de historias en una verdad absoluta acerca de quiénes somos, en cuyo interior se desarrolla nuestra vida.

Mi historia, la que me han contado mis padres desde muy pequeña y que me ha marcado y limitado la vida hasta los 36 años, ha sido una historia en apariencia muy inocente, para ellos, pero para mi existencia ha sido muy triste. Mis padres, como ya tenían cuatro hijos, no deseaban tener más; por tanto, he sido, según ellos, una niña no deseada, he sido un accidente. Nací con esa impronta de que no soy nadie y por tanto no merezco tener nada en la vida y no merezco ser feliz. Por supuesto que mis padres me han cuidado, educado y amado, y les estoy muy agradecida por todo lo que han hecho por mí, pero eso no quita la interpretación que le había dado yo a esa historia.

Así que, hasta los 36 años, he vivido una vida sin sentido, buscando constantemente el amor y el cariño de mis padres y de los demás.

Me he esforzado por ser una niña, adolescente, mujer perfecta, para demostrarles que soy alguien y que me merezco su amor. Incluso me he licenciado en Ciencias Económicas para complacer a mis padres y que se sientan orgullosos de mí, y para demostrarles que soy capaz y que me merezco ser amada. Pero nada de eso cambió mi percepción y mi historia, la que me contaba a mí misma sobre mi existencia en este mundo. Y, por si fuera poco, la gota que colmó el vaso fue mi experiencia de matrimonio, que me dejó con un sabor muy amargo y que al final puso fin a una vida sin sentido, a una vida de mucho dolor y sufrimiento, y a una vida destinada al fracaso desde el primer instante.

Por suerte, y gracias a mi formación en Bioneuroemoción®, Programación Neurolingüística e Hipnosis Ericksoniana, he sido capaz de cambiar la historia que me he contado a mí misma sobre los acontecimientos de mi pasado.

He sido capaz de cambiar las posibilidades que tengo disponibles para crear mi futuro y empezar a vivir mi propia vida, sin victimismo, sin interpretaciones y sin sufrimiento.

Porque al cambiar la historia que he contado sobre mí, ha cambiado la persona que soy hoy.

Pienso que vale la pena pararte un momento y analizar las historias que te cuentas a ti mismo, cómo te hablas, qué cosas te dices, qué piensas sobre tu pasado, tu presente y tu futuro.

Estamos tan acostumbrados a pensar y a hacer las cosas de una manera determinada, que simplemente lo hacemos sin pensar.

Y si alguien te pregunta quién eres, qué has hecho en tu vida y por qué eres como eres, empiezas a contar tu historia, verdadera o falsa, da igual, porque es tu historia y te la has creído. Y piensas que como te pasó aquello y todo lo demás, eres así, y por culpa de no sé quién tienes la vida que tienes y que si no hubiera sido por tal o cual persona, tú no estarías de esta manera.

¿Qué te parece si empiezas ahora a enfrentarte a ti mismo, a tus historias y a tus miedos?

Puedes decidir en este momento que tú no eres tu historia o tus historias, y puedes elegir soltar las ideas que albergas sobre ti mismo y ser feliz ahora, en este mismo instante. ¡Tú decides quién eliges ser!

Como siempre, te agradezco que respondas en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo que escriba sea aún más útil para ti.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

He creado para ti, una Tienda de desarrollo personal on-line para que aprendas conmigo, estés donde estés, sin importar el país ni la hora. Invierte en ti, descubre el poder que hay dentro de ti y empieza a vivir tu vida por elección, asumiendo en cada momento, quién eres y cómo quieres vivir tu vida; desde el conformismo y el miedo o desde el amor y la abundancia. ¡Empieza ahora!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *