sentimiento de culpa

No permitas que el sentimiento de culpa te fustigue

El sentimiento de culpa es uno de los más frecuentes y más controvertidos. Aparece cuando revisas tu forma de actuar y reconoces que no lo has hecho bien o has herido a alguien.

Sentirse culpable no es positivo, está claro. Nadie disfruta con él y, como todo sentimento negativo, es difícil de gestionar.

Tanto es así que a menudo permitimos que nuestro “juez interno” cobre tal protagonismo que nos cuesta silenciarlo y, sin darnos cuenta, acabamos siendo demasiado duros con nosotros mismos.

Pero es no tiene por qué ser  así. Y en este post quiero ayudarte a gestionar con eficacia el sentimiento de culpa para que no te atormente ni te torture.

¿Por qué te sientes culpable?

Experimentar un sentimiento de culpa depende de 2 tipos de factores fundamentales:

  • Las creencias, valores y cultura.
  • La forma de ser de cada uno.

Tus esquemas mentales están relacionados con tu educación y cultura, y son las creencias aprendidas, heredadas y asumidas las que determinan tu forma de percibir la realidad. 

A su vez, cada persona es un mundo. Así, 2 personas con una educación muy similar pueden sentir la culpa con diferente intensidad por las mismas acciones.

Somos culpables de lo que hacemos y de lo que no hacemos

El sentimiento de culpa también emerge cuando no has hecho algo que se esperaba de ti. Es en esos momentos cuando no dejas de repetirte: “y si hubiera hecho esto…”, “y si se me hubiera ocurrido antes aquello…”

¿Está ayudando a alguien tu sentimiento de culpa?

¿De qué sirve dar vueltas sin parar a este sentimiento?

Si le has hecho daño a alguien, ¿va a ayudarle a sentirse mejor el hecho de que te sientas culpable? Está claro que no; y además, lo único que vas a conseguir es amargarte.

Pero ahí no acaba todo.

No solo es que tú te sientas culpable, sino que también tiendes a culpar a los demás.

Cuando trabajas en una empresa y algo sale mal, los trabajadores siempre se culpan unos a otros. Si algo pasa es porque alguien ha cometido un error, pero nadie lo reconoce. Y en otras circunstancias fuera del entorno laboral, si te fijas, pasa lo mismo.

Sé responsable, asume las consecuencias de tus actos y reconoce tus debilidades

Más que verte a ti mismo como culpable, piensa que tienes virtudes y defectos. Reconocer tus errores debe ayudarte a crecer más como persona y ser más consciente de las consecuencias de tus actos.

No te castigues continuamente y perdónate a ti mismo. Eso te ayudará también a perdonar a los demás y aprenderás a vivir siendo responsable, en lugar de buscar culpables.

¿Quieres profundizar en el sentimiento de culpa y aprender a gestionarlo?

Si es así, descárgate mi audio El poder del perdón. En él te enseño a liberarte de la culpa y el dolor para que camines hacia tu futuro disfrutando de la vida.

Cuando hayas escuchado el audio, cuéntame: ¿qué te impide perdonar? ¿Cómo te sentirías si perdonaras? Déjame un comentario con tu experiencia y así puedo conocerte y ayudarte.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes. Así podré enseñar a más personas los beneficios del perdón.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *