3 razones por las que la mayoría de las personas autosabotean su propio éxito

Si los resultados de tu vida no reflejan la persona exitosa que te gustaría ser, entonces hay algo que te está bloqueando. Y ese algo eres tú mismo.

¿Cómo lo haces?

Muy fácil: buscando constantemente culpables y excusas.

Y las excusas más típicas son:

“Tú no lo entiendes. Tengo una familia que mantener”.

Sí, estoy de acuerdo. Pero tu familia no es la responsable de crear tu vida. Eres tú mismo.

“Tú no sabes nada sobre mí. Vengo de una familia muy tóxica, me he criado en la pobreza”.

Te entiendo, pero que sepas que a nadie le importa en realidad de dónde vienes. Lo importante es dónde estás hoy y dónde quieres estar mañana. Y solo depende de ti.

“Mis amigos piensan que con la crisis no puedes emprender, es muy arriesgado”.

La realidad es que tus amigos están creando tu vida. Puede que no sea exactamente lo que tú quieres, pero es lo que estás permitiendo y construyendo, conscientemente o inconscientemente.

Estás creando tu vida a través de las excusas, de las personas que te rodean y de tus circunstancias, sin darte cuenta de que, en realidad, te estás saboteando a ti mismo una y otra vez.

Y luego te justificas, y culpas a todo el mundo de tus experiencias y de tus resultados; culpas a todos menos a ti mismo.

Y créeme que sé de lo que te estoy hablando. He vivido durante mucho tiempo la vida que los demás querían para mí, por lo que me autosaboteaba constantemente.

Pero, por suerte, he conseguido convertir mi peor pesadilla en el mejor aliado en mi camino hacia el éxito. Y hoy en día, sé que soy la única responsable de mi vida y de mi éxito.

Hace muchos años me habría gustado que alguien me hubiera dicho: “Melania, tú misma estás creando los problemas que tienes. No son ellos, eres tú.  Y eso significa que tienes el poder de crear todo lo que tú deseas”.

[Tweet “Tienes el poder de crear todo lo que tú deseas.”]

Y si te sientes identificado con lo que te he contado hasta ahora, vamos a ver a continuación cuáles son los beneficios más comunes que se ocultan detrás del autosabotaje:

Eres una víctima

Las víctimas no tienen éxito. Y si lo tienen, no pueden llamar la atención.

Cuando eres víctima, siempre pasa algo malo, y los demás sienten lástima por ti. Por eso, no se puede esperar nada de ti y llegas a “disfrutar” de ese papel que interpretas, porque tiene sus beneficios.

Si no tienes éxito, no hay una gran cantidad de expectativas y responsabilidades

Tener éxito y obtener libertad financiera conlleva una gran responsabilidad. Implica tener que ser coherente contigo mismo y con los demás, y llevar a cabo lo que dices que vas hacer.

Empezarás a pensar: “¿Qué pasaría si tuviera éxito?, ¿cómo voy a seguir adelante? ¡Eso es una gran responsabilidad y es muy difícil! ¿Qué ocurriría si la gente empezara a pedirme cosas y dinero?”.

Créeme: cuando decides que tendrás éxito y decides seguir adelante con tus compromisos (y lo haces de manera persistente), un día te darás cuenta de que ese camino es el camino de la madurez espiritual y una disciplina para alcanzar el éxito.

Atracción fatal

La mayoría de las personas temen el éxito inconscientemente. Se imaginan las cosas malas que les podrían suceder, en lugar de centrarse en lo que realmente es importante.

Y a veces, la aprobación de la familia y de los amigos, de repente, es más importante que la calidad de sus vidas mental, emocional y financiera.

¡Qué gran mentira!

Nada es más importante que tener calidad de vida, éxito y disfrutar de cada instante junto a las personas que más quieres en el mundo.

Imagina qué pasaría si te preguntaras a ti mismo lo siguiente:

[Tweet “¿Cuál es la recompensa por no tener éxito en este momento? ¿Qué obtengo de esta situación?”]

Y si sigues afirmándote a ti mismo que el éxito está fuera de tu alcance, pregúntate: ¿Es verdad?

Tendrás que ser sincero contigo mismo y conectar con tu sabiduría interior para averiguar la respuesta.

Será uno de los descubrimientos más sencillos, pero profundamente importantes que puedes hacer en tu camino hacia el éxito.

Y por si te sirve de algo, quiero que sepas que no estás solo en esto. Por eso, nos gustaría que compartieras con nosotros tu historia de autosabotaje, la que hasta ahora te ha impedido conseguir todo aquello que siempre has deseado.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

Antes de irte, déjame hacerte algunas preguntas:

  1. ¿Te ha resultado útil este post?
  2. ¿Ya has identificado las excusas que te dices y con las que te autosaboteas?
  3. Si es así, ¿cuáles son?

Como siempre, te agradezco que respondas en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo que escriba sea aún más útil para ti.

P.D Si te ha gustado este artículo, suscríbete a mi newsletter semanal y te enseñaré estrategias para hacer crecer tu negocio.

Descubre los 2 obstáculos que te impiden transformar tu vida y tu negocio

Si estás leyendo este artículo, te felicito, porque sé que estás buscando formas para mejorar tu rendimiento y tus resultados. Y yo estoy aquí para ayudarte.

¿Estás listo?

¡Perfecto! Pero antes quiero hablarte de algunas verdades incómodas sobre lo que te estás diciendo a ti mismo…

No hay que esperar el momento perfecto

No te puedes permitir esperar y acumular una gran cantidad de información (consejos, técnicas, estrategias de cómo hacerlo, promesas que transformarán tu vida de repente y que ganarás un montón de dinero, etc.).

Eso no funciona. Y te voy a decir por qué:

[Tweet “No se puede resolver un problema desde el mismo nivel en el que se ha creado el problema .”]
¿Estás de acuerdo conmigo?

Voy a ser muy clara contigo para que no haya malentendidos:

  • si estás luchando con una inmensa cantidad de información, aprender más no te ayudará a solucionar tu problema;
  • si con las acciones que has implementado en tu negocio no estás consiguiendo los resultados que deseas, seguir haciendo lo mismo no te ayudará a cambiar la situación;
  • si te quedas atascado por la indecisión (sea por la razón que sea), añadir otra decisión no te va a aclarar las ideas.

Tú eres la causa que te detiene

Y si tú eres la fuente de lo que te detiene, buscar soluciones fuera de ti mismo no soluciona nada. Por eso, lo más importante en este caso es trabajar en tu mentalidad; esa fuerza interior que te domina, te detiene y te impide avanzar por el camino que te has marcado.

Recuerda:

[Tweet “Tu negocio está perfectamente diseñado para los resultados que estás obteniendo en este momento.”] 

De modo que, si tú sabes cuál es el problema y no tomas medidas para solucionarlo, el único responsable de esa situación eres tú mismo.

Por el contrario, si decides eliminar los obstáculos, romper con las barreras que te detienen y apostar por otros resultados en tu negocio, vas a tener que empezar a asumir la responsabilidad.

Tienes que empezar a asumir la responsabilidad de los resultados que obtienes.

Para ello, el primer paso es reconocer que has estado en el camino equivocado e identificar cuál es la causa de tu rendimiento deficiente.

A continuación, te mostraré cuáles son los 2 lastres que te impiden transformar tu vida y tus ingresos:

La forma de pensar.

La manera de actuar.

La buena noticia es que tú tienes el poder de identificar las causas de tus luchas y detener las malas acciones, para mejorar de forma exponencial tu rendimiento y los resultados de tu negocio.

Pero cambiar tu actitud, tu forma de pensar y tu manera de actuar es un proceso que lleva su tiempo, pero te garantizo que vale la pena y que tu vida y tu negocio se transformarán para siempre.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

Algunas preguntas antes de irte…

  1. ¿Has perseguido soluciones “externas a ti ” para resolver tus problemas “internos” de rendimiento?
  2. ¿Qué has hecho? ¿Qué medidas has tomado?
  3. ¿Sigues buscando soluciones en el “mismo nivel”, aunque sepas que tus obstáculos son más profundos?

Como siempre, responde en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo sea aún más útil para ti.

P.D Si te ha gustado este artículo, suscríbete a mi newsletter semanal y te enseñaré estrategias para hacer crecer tu negocio. También te invito a descargar gratis mi e-book “Claves para cambiar tus creencias limitantes” que te ayudará a superar la barrera de las creencias que te impiden transformar tu vida y tus ingresos.

Las 3 creencias que necesitas como emprendedor

A la mayoría de nosotros, desde pequeños, nos han contado que el mundo es tal cual lo vemos; y que nuestra vida se limita a estar en este mundo, intentar crear una familia, trabajar, luchar, divertirnos, ahorrar algo de dinero…

¡Pero esa es una vida muy limitada!

Por suerte, la vida puede ser mucho más bella una vez que descubres que todo lo que te rodea lo crearon personas, personas que no han sido más listas que tú.

 Así que tú también puedes crear, cambiar y mejorar todo lo que conforma tu vida. Y cuando aprendas esto, no volverás a ser la misma persona.

Lo que yo he aprendido en mi proceso de transformación de los últimos años es que cada nueva experiencia concede la oportunidad de avanzar paso a paso, cada vez con más confianza, hacia lo que realmente aspiras en tu negocio y en tu vida.

Y a continuación, te hablaré sobre las 3 creencias que necesitas como emprendedor para tener mayor éxito en tu negocio.

Creencia #1: Tú eres lo suficientemente bueno

Si no te sientes lo suficientemente bueno como para tener éxito, puede que estés excesivamente preocupado por lo que otros piensan de ti.

Y si es así, aquí tienes un sencillo ejercicio para que lo hagas ¡ahora!

Identifica las 3 formas específicas en las que esta creencia te impide seguir por tu camino y tener el negocio que te mereces.

Luego pregúntate: ¿cómo maneja esta situación alguien que no duda en ningún momento de su valor?

Creencia #2: Tú eres digno de ser respetado

Si tu negocio y tu vida son una lucha continua y casi siempre priorizas las necesidades de los demás sobre las tuyas, tu respeto hacia ti mismo se verá afectado.

¿La solución?

En primer lugar, identifica cuáles son las áreas de tu negocio en las que estás tolerando un mal servicio o un trabajo menos productivo.

Y luego pregúntate, ¿si poner excusas para los demás ya no es una opción, ¿qué voy hacer en su lugar?

Creencia #3: Tú aportas mucho valor a los demás y mereces ser pagado por tus conocimientos

No creer en el valor de tus habilidades y de tus talentos hará que regales tus servicios sin cobrar lo que mereces. Además, atraerás a tu negocio a clientes difíciles y exigentes, que no tienen recursos para pagar tus servicios.

Para reclamar los honorarios justos, lo primero que tienes que hacer es trabajar en tu mentalidad, decidir cuál es tu nuevo estándar y tener fe en ti mismo.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

Algunas preguntas antes de irte…

  1. ¿Te ha parecido útil este post?
  2. ¿Ya has identificado por qué piensas que no eres lo suficientemente bueno para tener éxito en tu negocio?
  3. ¿Has identificado cuáles son las áreas de tu negocio en las que toleras un mal servicio o un trabajo menos productivo?

Como siempre, responde en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo sea aún más útil para ti.

P.D Si te ha gustado este artículo, suscríbete a mi newsletter semanal y te enseñaré estrategias para atraer más clientes y generar más ingresos en tu negocio.