3 técnicas prácticas y efectivas para ser un líder mejor

En una manada de lobos, el líder siempre camina el último. A unos pocos metros del resto. Vigilando que no se pierda nadie ni se quede rezagado. Atendiendo que ningún peligro les pille desprevenidos por la espalda. Cuida. Protege.

¿Cuál es la función hoy por hoy del líder en la empresa?

Como responsable de un equipo, es en esencia la misma. ¿Cómo cuidas a tu equipo, cómo lo proteges? La única forma es conocerlos, entenderlos. Para saber cuáles son sus talentos, sus capacidades, hasta dónde pueden llegar.

El lobo es #líder porque ha demostrado a la manada que es el más fuerte. El más rápido. El más feroz. Se conoce a la perfección y también conoce a los miembros de su manada. Y a la hora de cazar forman una máquina perfecta en la que cada uno tiene su función y cumple con ella para alcanzar el éxito.

Si el lobo no estuviera seguro de sí mismo, si no creyera en sí mismo, si no se conociera y supiera que es el más fuerte, ¿podría ser líder?

¿Podrías serlo tú?

¿Puede un líder alcanzar la integración y coordinación perfecta de un equipo, que proyecte los diferentes perfiles y los optimice, si no está seguro de su propia valía? ¿Si no sabe liderarse a sí mismo?

Tú, que eres #empresario, #directivo o #profesional, ¿dedicas aunque sea un poco de tu tiempo a conocerte?

La verdad que lo tenemos complicado. Todos los días hay 1000 fuegos que apagar, 1000 problemas que resolver. Lo sé, porque yo también soy empresaria. Y sin embargo, soy totalmente consciente de que conocerme a mí misma, conocer mis límites, saber gestionar mis emociones, me ha hecho mejor empresaria y mejor líder.

Y tú también puedes serlo. Para ello necesitas conocer tres técnicas muy sencillas que si pones en funcionamiento te aportarán desde el minuto 1 una mayor claridad para la toma de decisiones y un mejor conocimiento, tuyo y de tu equipo.

1.    Conocerte… sin juzgarte.

Determina qué acciones son las que más orgulloso te hacen sentir y cuáles las que menos. Y busca las motivaciones que tuviste para llevarlas a cabo. Sin juzgarte, infravalorarte, o buscar excusas.

El simple hecho de comprender por qué actúas y reaccionas de la manera en que lo haces es suficiente para marcar una gran diferencia en tu vida y en tu negocio y para entender cómo actúan los demás.

2.    Toma distancia.

A los empresarios nos es muy difícil separar la vida profesional de la personal. Invertimos tantas horas, ilusión, trabajo y dinero en la empresa que vivimos con ella en simbiosis. Y las críticas que recibimos nos las tomamos como algo personal.

Cuando no es así.

Tenemos que saber diferenciar nuestro proyecto profesional de nuestro proyecto personal.

Cuando termines tu jornada apaga el móvil y desconecta. Aunque no lo creas, tu empresa lo agradecerá.

3.    Cuida tu mente, pero también tu cuerpo.

Te levantas de tu silla de trabajo para sentarte en el sillón de tu casa. Esa inmovilidad no te ayuda, ni a ti, ni a tu empresa. Muévete. Y no hace falta que hagas kilómetros corriendo, o escales una montaña.

Sal a caminar una hora diaria a buen ritmo. Despejará tu cabeza, pensarás con más claridad y priorizarás mejor.

Es algo fisiológico. El corazón bombea y la sangre riega mejor el cerebro.

Como ves son tres técnicas sencillas, prácticas y gratuitas. Notarás sus efectos beneficiosos desde el primer día.

Somos empresarios, pero también personas. Y lo mismo pasa con nuestro equipo y nuestra empresa. Dedicándonos un poco de tiempo a nosotros, estamos invirtiendo en ella. Estamos en el camino de ser mejores líderes.

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

Libro Del miedo a la libertad
Libro Del miedo a la libertad

Derriba el muro de las excusas y corre a por tu felicidad

Las excusas son como mirar el toro detrás de la barrera.

Imagina por un momento a un amigo que suele llegar tarde cuando quedáis. ¿Verdad que siempre pone alguna excusa? Que si en ese momento me llamaron por teléfono y era importante, que si me pilló el atasco…

Los contratiempos son posibles, desde luego; pero cuando llevas años oyendo a tu amigo excusarse por su falta de puntualidad, dejas de tomarlo en serio. Pierde su credibilidad y conoces perfectamente la realidad que esconden sus palabras.

Esta situación es solo un ejemplo, pero ¿has pensado alguna vez que tu vida soñada te parece un horizonte muy lejano porque siempre encuentras un motivo que justifique tu situación actual?

Las peores excusas son las que nos ponemos a nosotros mismos.

Y son, precisamente, esas excusas las que nos impiden dar los pasos para alcanzar la vida que queremos.

¿Sabes qué se esconde detrás de las excusas? 

Miedo.

El miedo: el material con el que fabricamos las excusas

El miedo es lo que empuja a construir una muralla de excusas. Esa muralla está luchando contra ti y si no haces nada por eliminarla, te ganará en el combate de la vida.

El miedo nos empuja a construir una muralla de excusas y se convierte en un tirano que impide el desarrollo personal pleno y la abundancia en la vida. 

¿Realmente estás dispuesto a renunciar a tus sueños y dejar que te dominen las excusas?

No es nada raro que esto suceda.

Todos hemos tenido algunos sueños que no se han cumplido por culpa de las excusas. Estas nos llevan a posponer todo y procrastinar, hasta que al final nos olvidamos de ese sueño y nos autoengañamos pensando que es mejor dejar las cosas como están y no luchar.

Voy a poner un ejemplo donde mucha gente se ve reflejada: el trabajo.

Tienes un trabajo fijo y bien remunerado, pero no te gusta y no te hace feliz. Te encantaría dejarlo, pero piensas que no encontrarás otro y ves las ventajas del sueldo y el tipo de contrato.

Ahora vamos a apartar las excusas.

¿Qué te parece si cambias el “no puedo” por el “empiezo ya”?

Te doy unas cuantas ideas que puedes llevar a cabo fácilmente:

  • Mirar anuncios y buscar otro trabajo.
  • Formarte en nuevas habilidades.
  • Si lo que quieres es emprender, busca cómo validar tu idea de negocio. Hoy en día hay muchos cursos y comunidades de emprendedores donde te sentirás arropado.

Actúa. No pienses que ya tienes el no. Piensa que el sí está más cerca de lo que piensas y que lo único que te separa de la vida que tienes a la vida que quieres eres tú mismo.

Ya lo dice un proverbio árabe muy antiguo:

Quien quiere encontrará un medio; quien no, una excusa.

¿Te gustaría encontrar la forma de aparcar las excusas y despertar tu extraordinaria fuerza interior para conseguir todo lo que te propongas en la vida?

Apúntate a mi seminario intensivo Atrévete a ser libre, abundante y feliz®.

Descubrirás por qué eres como eres, para qué haces lo que haces y de qué modo puedes liberarte del pasado para poder vivir en el presente y empezar a crear y experimentar la vida ideal que sueñas.

Después de apuntarte, cuéntame: ¿sueles ponerte excusas para no perseguir tus sueños? ¿Cuál es la excusa que más te repites y que más te paraliza? Estoy deseando escucharte, así que te espero en los comentarios.

Y si te ha gustado el artículo, compártelo con tus seguidores. Gracias por ayudarme a llegar a más personas con necesidad de cambio.

Claves para descubrir tus talentos y tu propósito en la vida

«Sé quién en verdad eres. Descubre tus talentos y tu propósito en la vida.
Esto te llevará a hacer lo que amas; y porque haces las cosas con amor, obtendrás lo que necesitas».

-Erich Fromm-

Una de nuestras principales misiones como personas debería ser: vivir desde el amor y la abundancia, disfrutar de la vida y tener calidad de vida.

Sin embargo, la pregunta que se formulan la mayoría de las personas sigue siendo la misma: ¿cómo puedo descubrir mi verdadero propósito en la vida?

Y dado que he recibido muchos mensajes de mis lectores preguntándome lo mismo, quiero ayudarte a descubrir tus talentos y tu propósito en la vida, partiendo de lo que dijo Mike Burdock: “Todo lo creado resuelve un problema”.

Tus ojos ven, tu nariz huele, tus oídos escuchan…, los abogados resuelven problemas legales, los médicos resuelven problemas de salud, los contables resuelven problemas financieros, etc.

Todo fue creado para resolver un problema, y tu éxito depende de tu capacidad para descubrir ese problema y resolverlo.

Según una encuesta reciente, más del 70% de la población no es consciente de los problemas que es capaz de resolver. Es un dato bastante triste, porque solo puedes vivir la vida de tus sueños si te dedicas a lo que naciste para hacer.

La buena noticia es que, si encuentras ese problema, habrás descubierto tu propósito en la vida, y la solución de este problema es el cumplimiento de tu propósito.

Ahora, vamos a dar respuesta a la pregunta que te ronda la cabeza: ¿cómo descubrir el problema que tú puedes resolver?

Con el fin de averiguar cuáles son tus talentos y tu propósito en la vida, te propongo como tarea que te sientes (con papel y boli) y contestes a las siguientes preguntas:

¿Qué es lo que más te gusta hacer?

Llevo muchos años leyendo sobre las personas exitosas, y me he dado cuenta de que el propósito de vida de todas ellas se basa en hacer aquello que más les gusta.

Por ejemplo, a Jim Rohn le encanta motivar e inspirar a los demás; a Tiger Woods le encanta jugar al golf; a Steve Jobs le encantaba la tecnología; y Oprah Winfrey adora la televisión.

Tu propósito de vida tiene que estar relacionado con lo que más te gusta hacer. Tal vez te gusta leer, tal vez te gusta escuchar a los demás, tal vez te gusta practicar deporte, tal vez te gusta vender, etc.

Sé valiente, prueba actividades nuevas y no tengas miedo. Ese es el camino para descubrir lo que es importante para ti y para encontrar tu misión en este mundo.

Concédete permiso para cambiar de trabajo, carrera, empresas y negocios. Y acuérdate de que los únicos límites que se presentan ante ti son los límites que te impones tú mismo.

Ha llegado el momento de la verdad. J

Anota ahora todo lo que te gusta hacer. Y puedes empezar diciendo: “Me encanta…”.

En tu vida personal, ¿de qué te fascina hablar y nunca te cansas?, ¿qué te gustaría hacer si tuvieras más tiempo libre?, ¿qué aprecia la familia y los amigos de ti?

Y no me refiero a tu trabajo ni a tus responsabilidades diarias. Me refiero a la verdadera razón por la que existes y por la que has venido a este mundo.

Te reto a observar tus dones y talentos, y a verlos como solucionadores de problemas. Luego, encuentra a las personas que están dispuestas a pagar para resolver esos problemas y para los que tú tienes la solución de forma innata.

Venga, anímate y escribe ahora todas las respuestas.

¡También puedes pedir ayuda! Pregunta a 5 personas (amigos, familiares, colegas) que te describan con las 5 características o particularidades que más te definen.

Es una forma muy divertida de descubrir cuáles son tus dones y tus particularidades.

¿Si echara un vistazo a tu biblioteca, ¿qué libros encontraría?

Libros de educación financiera, desarrollo personal, arte, cocina, novelas, etc. Es muy fácil darte cuenta y encontrar pistas sobre tu pasión: solo hay que estar despierto y atento a los detalles.

Por ejemplo, si en tu biblioteca la mayoría de los libros son sobre cocina, deberías hacer algo relacionado con la cocina.

¿Qué despierta tu creatividad?, ¿qué te hace feliz?

Pintar, hablar, correr, cantar, diseñar, cocinar, enseñar…

Tómate tu tiempo para contestar. Cuando termines, te darás cuenta de que algunas respuestas son muy similares, o que incluso se repiten.

De este modo, estarás un paso más cerca de encontrar tu propósito de vida.

Lo importante de este ejercicio es dejarte llevar y escribir sin parar, hasta encontrar las respuestas que te hacen vibrar y sentir esa emoción que te mueve hacia tu verdadero ser.

Por experiencia te puedo decir que es posible encontrarte con algunas resistencias, como por ejemplo tener ganas de levantarte y hacer otra cosa o simplemente pensar: “No tengo un propósito”, “Mi vida es un asco y no tiene sentido”, etc.

Si es el caso, descansa unos minutos, relájate, cierra los ojos y céntrate en la intención de encontrar tu verdadero propósito en la vida. Ya verás como la respuesta llegará cuando menos te lo esperas.

¿Quién eres?

¡Tú propósito de vida protege tu identidad!

Conocer tu propósito te ayuda a valorar tu importancia y tu valor como ser humano. Define lo que vas a hacer y lo que no harás.

Tu propósito de vida se convierte en el estándar que utilizas para evaluar qué es importante para ti y qué no lo es. Y de esta manera no perderás el tiempo en cosas que no son importantes.

Serás capaz de servir al mundo en sintonía con quien eres, de mirar alrededor y preguntarte “¿en qué puedo ayudar a los demás?”.

Y una vez que descubres tu propósito de vida, serás imparable.

Por último, te recuerdo que sin un propósito, tu vida no tiene significado. La mayor satisfacción y plenitud que jamás podrás lograr en la vida es vivir en sintonía con tu propósito de vida.

¡Enhorabuena, acabas de descubrir tu propósito!

¿Te ha costado encontrar tu propósito de vida? ¿Ya lo tenías identificado? ¿Estás en pleno proceso para averiguarlo? Te espero en los comentarios.

Si te ha sido útil este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

 

P.D. Si te ha gustado este artículo, apúntate a mi newsletter semanal y consigue acceso inmediato a herramientas para tu desarrollo personal y profesional.

¿Cuál es el verdadero motivo que nos empuja a aplazar una decisión?

¿Alguna vez te ha pasado esto?

En algún momento de tu vida, has tomado una decisión, para luego evitar continuamente pasar a la acción. Y te repites:

lo haré cuando…

…tenga más dinero, más tiempo, más experiencia, más claridad, más apoyo…

Estoy segura de que todos, por lo menos una vez en la vida, hemos sido víctimas del síndrome de la postergación de decisión.

Como no quiero que caigas en él, en este artículo te explicaré lo qué nos empuja a aplazar una decisión, cuáles son las razones para actuar de esta manera y cómo podemos combatir y transformar cada decisión en realidad.

Muchas veces aplazar una decisión supone una pérdida de oportunidades, y para los emprendedores y empresarios, a menudo, también de tiempo y dinero.

Y fíjate, ni siquiera siendo conscientes de ello nos ponemos a ejecutar. El motivo es que hay algo que nos bloquea y que, incluso, nos hace sentir una fuerte sensación de alivio el hecho de no realizar la acción determinada.

Para descubrir si detrás del alivio que sentimos al posponer una acción existe algún bloqueo, nos podemos preguntar:

¿Cuál es el verdadero motivo que nos empuja a aplazar una decisión y qué hacer para comprenderlo?

Hay diferentes formas de averiguar la respuesta.

La introspección personal

Lo mejor que puedes hacer es mirar en tu interior, buscar miedos y creencias que te bloquean y hacerte algunas preguntas, como, por ejemplo:

¿La acción que debo emprender está alineada con quién soy?

¿Es algo que deseo verdaderamente?

El primer paso para entender por qué te bloqueas frente a una acción consiste en aprender a distinguir entre una necesidad auténtica y las falsas necesidades dictadas por el entorno que te rodea o por las creencias limitantes del pasado.

Tómate tu tiempo para reflexionar si los objetivos que te marcas son realmente los que deseas.

Cuando la necesidad es falsa, o inducida, te encontrarás constantemente con las siguientes situaciones:

  • aplazando, para sabotear lo que no quieres realmente alcanzar;
  • actuando, pero de manera forzosa. En este caso, es posible que llegues a cumplir tus objetivos, pero a costa de una gran fatiga y de una tremenda sensación de sacrificio. ¡Precisamente porque no se trata de lo que realmente quieres!

En cambio, cuando la necesidad es auténtica actúas de manera natural y te sientes inspirado y muy motivado.

Gracias a la pasión y al entusiasmo que demuestras, consigues enfrentarte a todas las dificultades que encuentres a largo del camino de una manera positiva y constructiva.

Cuando tu acción se inspira en tus deseos más profundos es como si sintieras que “te comerías el mundo”: encuentras a las personas adecuadas y eliges cada oportunidad que te ayudará a avanzar rápidamente hacia tus objetivos.

Miedo a equivocarte

A veces, cuando aplazamos algo, lo hacemos por miedo a equivocarnos o a no tener éxito.

Esto es frecuente en quien es muy exigente consigo mismo. Su propia mentalidad le lleva a conferirle al error un gran significado que sabotea su autoestima y la plena satisfacción de sí mismo.

Si te ocurre, sientes como si se apoderaran de ti 2 fuerzas:

Por una parte, el entusiasmo y las ganas de crear y tener éxito; por otra parte, el miedo a fallar y a no saber gestionar lo inesperado.

Fruto de la lucha entre ambos polos, surge el bloqueo, el aplazamiento de acciones que te conducirían a conseguir tu objetivo.

Si tan solo cambiaras el foco de tu atención y en lugar de centrarte en el miedo te concentraras en tus infinitas posibilidades de éxito, en todos los resultados extraordinarios que ya has alcanzado hasta ahora, experimentarías el gran cambio necesario para encaminarte hacia la consecución de tus metas.

Una vez que tomas conciencia de los motivos que te obligan a aplazar tus decisiones, ya habrás dado un importante paso y estarás listo para tomar acción en vez de postergar tus decisiones.

Y me permito ofrecerte un pequeño consejo, desde mi humildad: concédete el poder de cometer errores y recuerda que los fracasos no existen, solo existen los resultados diferentes.

El poder de las preguntas constructivas

Cada vez que aplazas algo, probablemente coincida con que te estás haciendo preguntas destructivas, que te quitan el poder y la energía para pasar a la acción.

Las preguntas destructivas te sobrevienen instintivamente y son una consecuencia del miedo, la incertidumbre y la falta de información sobre lo que ocurrirá en el futuro.

En cambio, si aprendes a formularte preguntas constructivas, consigues desplazar tu foco de lo que genera miedo o incertidumbre hacia lo que estimula tu entusiasmo y las ganas de lograr tus proyectos.

Vamos a ver un ejemplo:

Trabajas como empleado en una multinacional, pero desde hace tiempo estás pensando hacer realidad tu sueño: tener tu propio negocio.

El problema es que aplazas constantemente tu decisión, porque centras tu atención en los problemas y los riesgos que conllevan ser el dueño de tu propio negocio.

Esta vez te propongo probar algo diferente: plantearte preguntas constructivas:

¿Cuánto podré crecer personal y profesionalmente?

¿Cuántas nuevas oportunidades de negocios surgirán a partir de mi idea inicial?

¿A cuántas personas podré inspirar, motivar y ayudar con mis servicios?

¿A qué nivel de satisfacción podré llegar?

Y ahora, después de hacerte estas preguntas, reflexiona sobre lo que sientes y dime si estas más dispuesto a pasar a la acción.

¿Sí? ¡Por supuesto que sí!

¡Acuérdate siempre de este ejercicio! Cuando tengas que tomar una decisión, hazte preguntas constructivas que te llenen de energía y fuerza para pasar a la acción.

El poder del ahora

Muchas personas esperan el momento perfecto para pasar a la acción y, de este modo, posponen constantemente proyectos y objetivos importantes.

El momento presente es el único momento que tienes y que importa, y basta con una pequeña acción para dar el primer paso hacia tu meta o tu objetivo.

Por lo tanto…

Si quieres adquirir más autoestima y control sobre tu vida, tienes que concretar tus decisiones.

Por ejemplo: haz una llamada de teléfono, elige un mentor para tener apoyo profesional, inscríbete a un curso, etc. Tú eliges, pero no solo decidas: ejecuta ahora.

Para terminar, te sugiero que fijes objetivos alcanzables y los dividas en micro-objetivos que se concreten paso a paso.

De esta manera, no solo simplificas el camino, sino que te das también el permiso para disfrutar y crecer, mientras adquieres más conocimiento y experiencia.

Si te ha sido útil este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

 

P.D Si te ha gustado este artículo, apúntate a mi newsletter semanal y consigue acceso inmediato a estrategias para hacer crecer tu negocio y herramientas para tu desarrollo personal y profesional.

Claves para transformar tus excusas en acción

¿Cuál es la mayor excusa que te repites y que te impide lograr tus metas para vivir la vida que siempre has soñado?

¿La crisis económica?

¿Tu jefe/socio?

¿Tu pareja?

¿Tu salud?

¿La falta de tiempo, recursos, habilidades o conocimientos?

Si te sientes identificado con las preguntas que te acabo de plantear, tengo que decirte humildemente que el único responsable de tus problemas eres tú.

Tranquilo, porque hay una buena noticia. Puesto que tú mismo eres el principal obstáculo en tu camino hacia el éxito, tienes el poder de revertir esta situación al 100% y eres el único capaz de cambiar tu vida.

¡Y ha llegado el momento de tomar las riendas de la responsabilidad de tu vida!

En el artículo de hoy, te enseñaré 4 sencillos pasos que te ayudarán a realizar un enorme progreso en la creación de tu camino hacia el éxito.

Para que lo consigas, quiero regalarte algo: una hoja de trabajo en PDF para identificar tus excusas y transformarlas en acción. Descarga ahora tu regalo: Transforma tus excusas en acción – Hoja de trabajo.

Veamos cómo debes abordar este material para que te resulte útil.

Paso 1

Enumera 5 aspectos que te gustaría cambiar en tu vida.

¡Hazlo ahora, es muy importante! Si únicamente lo lees, pero no reflexionas ni plasmas nada por escrito, el ejercicio será una pérdida de tiempo.

Los cambios que quiero hacer en mi vida son…

Paso 2

Escribe cuáles han sido tus mayores excusas en el pasado para justificar por qué no vives la vida que deseas.

 Por ejemplo:

  • Si quieres ganar más dinero, tal vez te has escudado en la crisis y en la situación de la economía general; o quizá te has convencido de que no dispones de los conocimientos, las habilidades o la mentalidad que necesitas.
  • Si deseas tener más tiempo libre, tal vez te hayas repetido una y otra vez que, si no trabajas 24 horas al día durante los 7 días de la semana, no conseguirás el dinero necesario para mantener a tu familia o para seguir adelante con tu negocio.
  • Si pretendes emprender, quizá tu principal excusa ha sido que careces de ideas y no sabes por dónde empezar ni cómo hacerlo; o que no tienes experiencia y eso es un lastre; o tal vez piensas que se necesita mucho dinero para emprender y que tus recursos son muy limitados.

Venga, sincérate contigo mismo y escribe.

Las excusas que me han detenido son…

 Paso 3

Ahora, piensa por un momento en el papel que tú has desempeñado para generar esta situación insatisfactoria.

¿Qué has hecho (o que no has hecho) para evitar resolver el problema?

Recuerda que tú eres el responsable y, por tanto, en tu mano está la solución.

Por ejemplo:

  • Quieres ganar más dinero, pero sientes que la crisis y el estado actual de la economía te detiene.

Yo te pregunto: ¿es posible que te hayas negado a tomar las medidas necesarias para adaptarte a los cambios económicos (mediante la creación de nuevas fuentes de ingresos, la exploración de nuevos mercados o el ensayo de nuevos enfoques de marketing, por ejemplo)?

  • Quieres más tiempo para ti, pero te da miedo cambiar de trabajo o despedirte de tu jefe y empezar a trabajar por tu cuenta.

¿Es posible que no hayas invertido suficiente tiempo y esfuerzo para mejorar tus habilidades?

O, tal vez, te has resistido a reconocer que la empresa para la que trabajas simplemente no es una buena opción para desarrollar tus talentos.

O igual no estás dispuesto a salir de tu cómoda zona de confort ni a asumir los riesgos (y el esfuerzo) que conllevan apostar por construir el proyecto que te hace ilusión…

Te animo a identificar el papel que has desempeñado en la creación de cada situación que deseas cambiar.

El papel que he desempeñado en causar esta situación insatisfactoria es…

 Paso 4

Este paso es mi favorito. 🙂

Ahora que ya sabes cómo tus acciones, o la falta de ellas, han contribuido a cada situación, elabora una lista de ideas sobre las acciones que puedes implementar para resolverlas.

Por ejemplo:

  • Si quieres más ventas en tu negocio, renueva tu imagen y la imagen de tu negocio. Si aún no tienes presencia en internet, crea un blog, habla de tus servicios, explica cómo haces lo que haces y genera confianza.

Además, lanza acciones de e-mail marketing, regala algo de interés para tus potenciales clientes, establece alianzas estratégicas con otros negocios, etc.

  • Si quieres conseguir más clientes, genera una relación a largo plazo con tus clientes (permíteles que te conozcan, preocúpate por conectar con ellos), crea y aporta contenido de valor para tus lectores, etc.
  • Si quieres ganar más dinero, primero empieza a trabajar en tu mentalidad sobre el dinero e invierte en ti mismo. ¡Fórmate!

Decide qué quieres, para qué quieres el dinero y pasa a la acción. No te quedes únicamente en un plano teórico.

Las acciones necesarias para cambiar esta situación son…

Si has llegado hasta aquí y has seguido todos los pasos, te felicito: acabas de iniciar el gran cambio para construir el camino que te llevará al éxito.

¡Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

Antes de irte, déjame plantearte algunas preguntas:

  1. ¿Te ha resultado útil este post?
  2. ¿Has identificado ya qué te gustaría cambiar en tu vida y cuáles son las excusas que te han detenido?
  3. ¿Has identificado qué has hecho, o que no has hecho, para evitar resolver el problema?

Como siempre, te agradezco que respondas en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo que escriba sea aún más útil para ti.

 

P.D Si te ha gustado este artículo, apúntate a mi newsletter semanal y consigue acceso inmediato a estrategias para hacer crecer tu negocio y herramientas para tu desarrollo personal y profesional.

 

Historias asombrosas de emprendedores autodidactas

Seguro que te has preguntado alguna vez…

¿Los emprendedores autodidactas nacen con ciertas habilidades o aprenden por el camino?

Sin duda alguna, ser emprendedor significa ser autodidacta; y una vez que empiezas a emprender, te das cuenta de que puedes ir más allá de lo que nunca creíste posible y trabajar más duro de lo que pensabas que eras capaz.

Hoy, te traigo un artículo diferente, sobre las historias asombrosas de 8 emprendedores autodidactas que han logrado sus metas, gracias a la curiosidad, la pasión y la ambición.

emprendedores autodidactas

8 emprendedores valientes que lucharon para que sus sueños se convirtiesen en realidad a pesar de las dificultades y que te inspirarán para seguir adelante con tu proyecto de negocio y no rendirte jamás.

La gente suele preguntar a aquellos que son autodidactas y exitosos cómo lo consiguieron y qué consejos les darían a otros que quieren seguir sus pasos.

La verdad es que todo comienza por una inmensa curiosidad, la voluntad de aprender y la ambición.

Mientras sientas curiosidad y pasión por algo, y tengas una gran ambición de aprender todo lo que puedas sobre aquello que te entusiasma, no habrá límites a tus aspiraciones en la vida.

Te dejo con mis invitados, para que te cuenten sus historias de éxito, contestando a la siguiente pregunta:

¿Cómo lo hiciste y qué consejos les darías a otras personas

que quieren seguir tus pasos?

 

Vilma Núñez es consultora estratégica y doctora en Publicidad y Relaciones Públicas.

Ha participado como speaker internacional en los mejores eventos de marketing en más de 12 países. A través de su blog y de su consultora CONVIERTE+, ayuda a profesionales y marcas a potenciar sus conversiones en medios digitales.

Ha escrito varios libros digitales y ha formado a más de 26.000 profesionales con sus formaciones online.

Vilma es considerada un referente en el marketing digital en el mercado de habla hispana y es conocida por tener la mayor librería de contenidos gratuitos de marketing.

En 2011 me atreví a crear un blog y a crear mi marca personal. Recuerdo que en mis inicios apenas recibía visitas y todo cambió cuando decidí compartir los recursos editables que utilizábamos en la oficina para acciones de marketing.

Compartir estos contenidos de forma abierta y desinteresada marcó un antes y un después. Mi tráfico subió cada mes y con él aumentaron mis ganas de seguir aprendiendo para seguir compartiendo.

Hoy miro hacia atrás y no me puedo creer las diez millones de páginas vistas de mi blog. No lo voy a negar, detrás de los 700 contenidos que he creado hay muchas noches en vela y muchos fines de semana encerrada con mi metodología de: investigo, implemento, analizo y luego comparto.

De hecho, para escribir uno de mis libros estuve seis meses haciendo experimentos para hablar desde la experiencia. Me encanta aprender cosas nuevas, porque luego puedo compartirla con otros y aprender de ellos.

[Tweet «Más compartir y menos competir.»]

.

Carlos Moreno es consultor estratégico de marketing digital, especializado en semiótica perceptiva y cofundador, junto a Raimon Samsó, de la agencia Super Marketing.

Se sumergió hace 17 años en el mundo digital y del marketing online y es un apasionado del autoaprendizaje y de la reinvención continua.

 

 

 

 

 

 

Mi vida, en todos los sentidos, es una obra autodidacta.

Mi historia emprendedora se remonta a cuando yo estudiaba Administración de Sistemas Informáticos, pues fue el punto de conexión con lo que hago hoy.

Comencé mi carrera profesional como profesor de informática a domicilio para personas mayores. Puesto que el diseño gráfico y las páginas web me interesaban mucho, comencé a indagar en estos campos y fui adquiriendo experiencia de forma autodidacta.

Dejé las formaciones y me lancé a la piscina como autónomo. Creé un estudio de diseño gráfico y programación, y orienté mucho de los servicios a la percepción, y a las emociones. Poco a poco, las agencias de publicidad fueron dándome oportunidades, hasta tal punto que fui partner estratégico y socio tecnológico de algunas de ellas.

Con el tiempo, conocí a Raimon Samsó, con quien creé Super Marketing: una agencia de marketing online y plataforma de autoformación.

Como ves, todo se ha basado en el autoaprendizaje, la constancia, la ilusión y la pasión. Esas 4 características son mi motor y mi razón de ser.

[Tweet «Buscando constantemente las causas que activan mis efectos…»]

.

Mónica Mendoza es consultora y formadora de ventas, una de las conferenciantes más solicitadas en temas de estrategia comercial y speaker internacional.

Profesora de Marketing (UAB), de Marketing y Ventas (EAE Business School) y del COACB, asesora de ventas (CECOT), creadora de Energivity Consulting, y autora de los libros Lo que no te cuentan en los libros de ventas y Píldoras de motivación para comerciales y emprendedores.

 

.

.

Lo que me motivó a emprender fue:

  1. Tenía ganas de progresar con nuevos retos y que ninguna persona ni ningún organigrama me limitara.
  2. No quería que nadie pusiera un límite a mi salario.
  3. No soporto tener superiores que considero más ineptos que yo.

Lo que hice fue pensar qué producto podría vender. Siempre había trabajado en ventas, pese a que la carrera que estudié fue Psicología.

Así que llegué a la conclusión de que ofrecería mis propios cursos de psicología aplicada a las ventas, que conjugarían con mis dos pasiones: el mundo de las ventas y el de la psicología.

Sin embargo, mi situación económica de entonces no me permitía dejar mi salario estable, pero encontré una opción: me di de alta como autónoma y me hice agente comercial. Por las mañanas vendía productos de electrónica de consumo y por las tardes intentaba vender mis cursos.

Un día me di cuenta de que, para que mi proyecto creciera, necesitaba dejar la empresa. Seguía con muchos miedos, porque si un mes no vendía cursos, no podría atender mis gastos mensuales fijos.

Sin embargo, ocurrió todo lo contrario. Tuve más tiempo para vender mis cursos y conferencias y para trabajar mi branding. Así llevo 14 años, muy feliz y trabajando en lo que me gusta.

[Tweet «Vender es convertir un esfuerzo en pasión, reto y superación.»]

.

Tere Rodríguez es bloguera, copywriter trilingüe, traductora y editora en jefe de Zen Digital Magazine.

“Exiliada” por inconsciente en las antípodas, le pierde viajar (y siempre se mete en líos). Pero, gracias a su mente curiosa y (demasiado) creativa, ayuda a sus clientes a crear textos rentables y a conseguir el nirvana digital.

 

 

 

 

 

Siempre me han fascinado la comunicación interpersonal, intercultural y los idiomas. Sabía que ese era mi camino desde que, a los 18 años, empecé a estudiar japonés y chino. Seguí aprendiendo, formándome con cursos de posgrado sobre comunicación intercultural y formaciones online sobre redacción de todo tipo.

Lo que estaba claro era que trabajar para otros no era lo mío. Me sentía totalmente asfixiada. Así que decidí emprender por mi cuenta y aplicar a la redacción de textos digitales y a los negocios online todo lo que había aprendido en tres décadas dedicadas a la comunicación interpersonal.

¿Qué aconsejo?

Cada tres/seis meses revisa tu progreso e intenta identificar oportunidades nuevas. Nunca te duermas en tus laureles: estudia, recíclate y reinvéntate si hace falta. Colabora siempre que puedas, aunque, desafortunadamente, la experiencia me dice que es más seguro viajar solo. Aprende continuamente, pero distingue entre los cursos verdaderamente beneficiosos de los que buscan aprovecharse de ti.

[Tweet «No hay ascensor hasta el éxito. Tienes que subir por las escaleras.»]

.

Juan Merodio es blogger, speaker & international advisor.

Es uno de los principales expertos en España y Latinoamérica en marketing digital, redes sociales y web 3.0, así como ponente habitual en congresos de reconocido prestigio internacional y profesor de las mejores escuelas de negocio y universidades.

Además, es colaborador asiduo en distintos medios de comunicación, como el programa Emprende, de Canal 24 Horas de TVE, o con la CNN (Atlanta) para Latinoamérica.

Emprendedor nato, es  fundador  del Grupo Ellas y socio-fundador de Marketing Surfers  y de Emprende Finance.

Para mí, emprender era algo que tenía claro desde que era pequeño. En 2004 me surgió la idea y me lancé a por ello. Lo primero que hice fue hablar con mucha gente con experiencia para que me aconsejara los pasos que debía seguir. Como nuevo emprendedor, había muchas cosas que no sabía cómo empezar, y creo que esto fue clave.

Estuve durante un año compatibilizando mi trabajo en una empresa con mi proyecto, en el cual estaba yo solo, de modo que le dedicaba tiempo antes de ir al trabajo, después de salir y los fines de semana completos.

Pasados 12 meses, vi que era el momento de dejarlo todo y perseguir mi sueño: ser profesionalmente libre. Así que abandoné el trabajo y decidí (con mucho miedo, la verdad) dedicarme a tiempo completo a mi proyecto. Tengo que decir que fue lo mejor que hice; no lo más sencillo, pero sí lo mejor.

Como sugerencia, diría que no tengas miedo, que busques tu zona de superación (que estará fuera de tu zona de control), que te prepares bien (creo que esto es clave) y que inviertas en ti mismo. Fórmate constantemente, nunca pares, porque si no inviertes en ti, ¿cómo vas a esperar que otros lo hagan?

[Tweet «»Disrupt or be disrupted», de ti depende dónde quieres estar.»]

.

Laura Ferrera es consultora y formadora de social media marketing y marca personal.

Ayuda a emprendedores y empresas de servicios a posicionar su marca en internet con corazón.

Trabaja con la emoción como herramienta de marketing, porque considera que a día de hoy es imprescindible para conectar a las personas entre ellas y con las marcas.

 

 

 

 

Cuando decidí emprender, lo hice porque redujeron la plantilla y prescindieron de mis servicios. Es lo mejor que me pudo haber pasado para reinventarme y hacer algo relacionado con lo que yo había estudiado: licenciatura en Relaciones Públicas y Marketing.

Fue entonces cuando amplié mi formación y me reorienté al marketing digital. Creé mi web/blog, donde cada miércoles mi audiencia se entera de qué puedo hacer por ella.

Crear programas, talleres y ayudar a mis clientes a potenciar su marca personal y crear estrategias de marketing personal me ha hecho crecer como emprendedora y tener la oportunidad de compartir mis conocimientos, tanto en medios sociales como en formaciones presenciales.

Los comienzos no han sido fáciles. Lleva tiempo darse a conocer y que confíen profesionalmente en tu proyecto, pero se consigue con constancia, dedicación y pasión por lo que haces.

Cuando emprendas, mira a tu competencia solo para saber qué hace, pero céntrate en tu negocio y toma las decisiones que creas convenientes para crecer más rápidamente.

[Tweet «Emprender es conocer lo que mejor sabes hacer y servir a los demás con pasión.»]

 .

Óscar Feíto es emprendedor, podcaster, blogger y ayuda a negocios y emprendedores a hacer cosas extraordinarias.

Es el creador de La Academia de Marketing Online y tiene uno de los podcasts en español más escuchados sobre marketing digital, emprendimiento y negocios en Internet.

Es conferenciante y docente, y escribe sobre la generación y monetización de audiencias en www.oscarfeito.com

.

.

.

.

Me dedico al marketing online y los negocios en Internet desde hace más de 15 años.

En 2001 creé mi primer negocio digital y desde entonces estoy enganchado al emprendimiento. ¡Me fascina lo que puede llegar a hacer una persona con una simple conexión a Internet y ganas de cambiar el mundo!

Algunos años más tarde vendí ese negocio y decidí compartir todo lo había aprendido sobre los negocios en Internet con otras personas que también quieren alcanzar el éxito y la independencia financiera.

OscarFeito.com (mi blog sobre marketing online y negocios en la red) nació en 2009, y en verano de 2014 lancé La Academia de Marketing Online, que es uno de los podcasts más populares sobre marketing digital, emprendimiento y negocios en Internet con miles de oyentes diarios.

¿Cómo lo hice?

En primer lugar, teniendo muy claro a quién quería ayudar y qué problema o frustración pretendía resolver. En segundo lugar, perseverando día tras día hasta conseguirlo. 

Si quieres triunfar en los negocios, necesitas una poderosa razón para hacerlo; y también una dosis elevada de pasión, perseverancia y paciencia.

[Tweet «En esto del marketing online triunfan los que más hacen y no necesariamente los que más saben.»]

.

Isabel Anthony Torres es formadora, conferenciante y creadora de contenidos en VentaMAX.

Es experta en crecimiento empresarial y se dedica a impartir formaciones de ventas y marketing especialmente diseñadas para pymes y autónomos.

Su fuerza reside en su sencillez. Es práctica y se orienta hacia la consecución de resultados, a partir de fórmulas para sistematizar y duplicar el éxito.

.

.

.

¡Abrir un negocio requiere valentía, creatividad, esfuerzo, hambre y muchas otras cosas!

La realidad es que todos los empresarios queremos encontrar esa UNA cosa que hacer, y ver resultados.

El aprendizaje es constante, porque no existe esa UNA cosa, sino que hay muchas. Así que no hay que impacientarse ni volverse loco.

Mi socio, Aharale, y yo miramos atrás y vemos un camino lleno de experiencias, desafíos, errores, aciertos y lecciones.

Mi consejo es: sé la mejor versión de ti mismo y encuentra apoyos en tu entorno. Te mereces hacer este camino con ayuda.

[Tweet «Solo cuando te pones a prueba te das cuenta de lo que realmente puedes hacer.»]

Muchas gracias a todos mis invitados por vuestra generosidad y por vuestros valiosos consejos sobre el emprendimiento autodidacta.

¿Te han resultado inspiradores? ¿Sientes la fuerza necesaria para que continúes tu aventura emprendedora? Te espero en los comentarios.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

 

¿Eres un emprendedor de éxito o un buscador de oportunidades?

¿Eres productivo o estás ocupado?

¿Te preguntas constantemente dónde está tu próxima oportunidad de negocio o te centras en la esencia de tu estrategia?

Para lograr cualquier objetivo que has establecido, tienes que enfocarte. ¡Así de simple!

En concreto, tienes que ser capaz de concentrarte en los aspectos que son esenciales para tu negocio.

Eso es lo que diferencia a las personas interesadas en encontrar oportunidades de lo que yo llamo «emprendedores estratégicos» o emprendedores de éxito.

El buscador de la oportunidad vive en un estado casi constante de inquietud, tratando de averiguar «¿qué más puedo hacer?», «¿dónde está mi próxima oportunidad de negocio?».

En cambio, el emprendedor de éxito se centra en lo esencial y se pregunta: «¿cuál es el mínimo esfuerzo necesario para que mi visión de éxito se convierta en una realidad?».

Una gran diferencia, ¿verdad?

Pero, tanto si eres un emprendedor estratégico como un buscador de oportunidades, estás permanentemente pendiente de las posibles oportunidades y de otras distracciones que compiten por tu atención.

Por eso, es absolutamente vital que empieces a pensar como un emprendedor de éxito y te centres solo en las tareas realmente importantes para tu negocio.

Y te voy a mostrar cómo hacerlo. 

Pero antes, te propongo una pequeña prueba para comprobar tu nivel de concentración…

Tómate un segundo y reflexiona sobre las siguientes preguntas:

  • ¿Te resulta difícil concentrarte en una sola tarea durante más de una hora?
  • ¿Te aburres con facilidad cuando no estás delante del ordenador o con el móvil?
  • ¿Buscas una solución tecnológica para cada asunto que te imaginas?
  • ¿Puedes sentarte y leer un libro o un artículo sin desviar tu atención?
  • Se te acaba la paciencia con facilidad cuando entras en discusiones largas sobre ciertos temas?

Si has contestado que a cualquiera de estas preguntas, podrías ser vulnerable a las amenazas que distraen con facilidad tu atención y concentración.

Significa que las distracciones que te rodean te mantienen ocupado, no productivo y eficaz.

El secreto de la productividad es mantenerte centrado en una sola tarea.

Si quieres alcanzar todos tus objetivos en el menor tiempo posible y convertirte en un emprendedor de éxito, debes dominar tu capacidad de concentración y enfocarte en lo que realmente es importante para ti. De lo contrario, te convertirás en un esclavo de las distracciones.

Recuerda algo muy importante:

Perder el foco destruirá cualquier negocio.

A nivel empresarial, perder el foco significa que, simplemente, no llevas a cabo las acciones que hay que desarrollar en el momento oportuno.

Inviertes muchas horas trabajando, cuando, en realidad, durante ese tiempo no estás logrando nada significativo para ti ni para tu negocio.

El foco es el corazón de tu actividad y depende de tu capacidad para implementar una buena estrategia. Dicho de otra manera, tú no tienes una estrategia hasta que determines en qué te vas a enfocar para conseguir tus objetivos.

Los beneficios de mantener la concentración se traducen en crear apalancamiento dentro de tu negocio. Y el apalancamiento conduce a la escalabilidad (imprescindible si pretendes crecer).

En cambio, la falta de concentración genera una pérdida de enfoque que conduce a retrasos, agobio y, al final, al fracaso.

Déjame preguntarte algo:

¿Pasas demasiado tiempo haciendo actividades de poca importancia para el éxito final? 

Si es así, quiero que sepas que esto crea tus propios problemas, afecta de forma negativa en tu capacidad de conseguir clientes y, aún peor, disminuye tu capacidad para mantenerlos.

Y cuanto mayor sea tu negocio (y más decisiones tengas que tomar) mayores serán el enfoque y la concentración necesarios para no alejarte de lo esencial.

“Comienza haciendo lo necesario, continúa haciendo lo que es posible y pronto estarás haciendo lo imposible”. (Francisco de Asís)

Ahora, dime: ¿pierdes el foco con facilidad? ¿Cuáles son las causas que te impiden mantener tu concentración? Te espero en los comentarios.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.