Nuestro anhelo más profundo es el amor, la paz y la abundancia

«Al final, lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años»

Abraham Lincoln

Fragmento de mi libro Atrévete a tenerlo todo

Durante mi proceso de transformación adquirí un compromiso conmigo misma: «Convertirme en la mejor versión de mí misma, vivir mi vida con autenticidad y propósito, contribuir y marcar una diferencia en la vida de los demás».

Este compromiso fue el catalizador de mi transformación personal. Este compromiso me guió intuitivamente a lugares, personas y experiencias que me enseñaron las lecciones que necesitaba para crecer. Y las experiencias que he compartido contigo son las que terminaron con mi sufrimiento y las que me dieron el valor de seguir adelante y descubrir quién soy, descubrir el sentido de mi vida.

Vivimos en un estado contante de querer algo que no podemos alcanzar, pero ese estado es el resultado de fingir que nos hallamos en nuestro camino, que sabemos cuál es el propósito de nuestra vida, cuando realmente estamos estancados y perdidos.

Gandhi dijo: «Los únicos demonios en el mundo son los que corren en nuestros corazones. Ahí es donde debes luchar la batalla».

Nuestro anhelo más profundo es el amor, la paz y la abundancia, y nuestro deber es darnos cuenta de que estamos aquí para descubrir y honrar nuestro propio propósito. Estoy convencida de que, en algún momento, la mayoría de nosotros hemos vislumbrado al menos un rayo de nuestro propósito, pero por alguna razón hemos elegido no seguirlo.

Así que te invito a escuchar y conectar con esa parte de ti que ha estado tratando de guiarte hacia tu propio camino. Porque el sentido de la vida es crear en cada momento quién y qué eres y luego experimentarlo.

Si te ha resultado útil este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

El poder de elegir

«Al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa: la última de las libertades humanas –la elección de la actitud personal que debe afrontar frente al destino– para decidir su propio camino»

– Viktor Frankl –

Fragmento de mi libro Atrévete a tenerlo todo

La única vida que vas a vivir es la que estás viviendo, momento a momento y tú la estás creando por medio de tus acciones. Esta es tu vida, ¿qué harás con ella?

Es verdad que te tocó vivir normas impuestas por tus padres, por la sociedad, y eso no lo elegiste, y que de pronto fuiste arrojado a un juego que ya estaba. Pero lo que marca la diferencia en esta vida es cómo eliges jugar el juego de tu vida.

Nadie conoce el futuro, lo único que sabemos es que todo ocurre en el presente, aquí y ahora. Y nadie nos pide permiso por las cosas que ocurren, no es malo ni bueno, no es justo ni es injusto, simplemente es. Estar vivo, por sí mismo, no te otorga ni te promete nada.

Y los que te dicen que esos son tus derechos, se refieren simplemente a un acuerdo otorgado por otros seres humanos, no por la vida.

En realidad, lo que mereces es lo que tú crees que mereces. La vida no te da nada; sin embargo, estás donde puedes tomarlo todo, puedes elegir. La vida solamente es, y lo que marca toda la diferencia en la vida de una persona es qué postura tomará ante ella.

Puedes vivir con miedo, angustiarte por la muerte, no asumir riesgos o no hacer nada de lo que tal vez has soñado, o puedes elegir que tu vida cuenta.

Puedes elegir vivir tu vida con significado y hacer lo que elegiste hacer, antes de que sea demasiado tarde. Cada mañana, cada momento del día, invita a despertarse a un nuevo aprendizaje, a un nuevo desafío, a una nueva aventura. ¡Tú eliges!

Viktor Frankl, en su libro El hombre en busca de sentido, afirmó: «En realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espere algo de nosotros. Dejemos de interrogarnos sobre el sentido de la vida y, en cambio, pensemos lo que la existencia nos reclama continua e incesantemente. Y respondamos no con palabras, ni con meditaciones, sino con el valor y la conducta recta y adecuada. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a las cuestiones que la vida nos plantea, cumplir con las obligaciones que la vida nos asigna a cada uno en cada instante particular».

Si te ha resultado útil este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

 

P.D Si te ha gustado lo que has leído, reserva ahora el libro “Atrévete a tenerlo todo”  donde te desafió a ir más allá de tus limites autoimpuestos y que hagas de tu vida el viaje más extraordinario que hayas realizado jamás.

Cómo mejorar la confianza en ti mismo

En los últimos años, he visto cómo muchos emprendedores han acabado por rendirse y cerrar su negocio después de haber invertido un gran esfuerzo en él.

A todos les ha ocurrido algo similar: el miedo y la falta de confianza en ellos mismos fueron las causas de que sus negocios dieran al traste.

El miedo, las creencias limitantes y la inseguridad nos afectan prácticamente en todas las áreas de nuestra vida: relaciones, finanzas, salud, éxito, etc.

En la vida y en los negocios, tener confiar en uno mismo es básico. 

La confianza en ti mismo te convierte en alguien más atractivo en todas tus relaciones y crea una sensación de poder y libertad increíbles.

Y en este audio te hablaré sobre 3 sencillas técnicas que puedes utilizar para mejorar y aumentar la confianza en ti mismo.

Si te ha sido útil este audio, ¡compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

 

P.D Si te ha gustado este audio, suscríbete a mi newsletter semanal y te enseñaré estrategias para tu desarrollo personal y profesional. De regalo, descárgate ahora mi guía gratuita Claves para cambiar tus creencias limitantes, que te ayudará a identificar y transformar  tus creencias limitantes, que te han impedido obtener los resultados que deseabas en tu negocio y en tu vida.

Cambia tus creencias limitantes. Transforma tu vida.

¿Sabías que tienes hábitos heredados de otras personas?

Somos el producto de la forma habitual de pensar de otros.

Es una cuestión de genética.

¿Por qué crees que te pareces a tus abuelos o a tus padres? ¿Crees que es un accidente? En realidad, se debe a la “programación genética”. Todo está programado en los genes desde antes del nacimiento. Posteriormente, crecemos y vivimos de acuerdo al código que hemos heredado y a partir de los hábitos mentales que aprendemos en nuestro entorno desde la niñez.

Y es que, además de las cuestiones puramente genéticas, somos el resultado del conjunto de valores, principios, estilo de vida y límites mentales que nos inculcan nuestros modelos (familiares, educativos, sociales, culturales…). En definitiva, somos fruto de nuestros genes y de la cultura en la que crecemos.

¿Sabías que ni siquiera sabemos dónde empezaron muchas de nuestras limitaciones?

Piensa por un momento en esto:

¿Qué hace la mayoría de la gente cuando empieza a tener problemas financieros?

Te diré exactamente lo que hace (yo también lo hice): reducir su estándar de vida para que se ajuste a sus ingresos.

Sin embargo, esta solución no funciona y, además, es una muy mala idea.

Y entonces, ¿por qué lo hacemos?

Porque estamos programados; nos han enseñado a seguir este patrón. Y cualquier alternativa es sinónimo de ser irresponsable.

Tenía una amiga empresaria que hace unos años tuvo problemas económicos y estuvo a punto de vender su casa para solucionar su situación.

Esta fue nuestra conversación:

¿Por qué quieres vender tu casa?

—Porque no puedo permitirme el lujo de mantenerla.

—No. No puedes darte el lujo de venderla. Toma una decisión. ¿Te gusta la casa?

—Sí, me gusta mi casa, y no quiero venderla; pero no tengo otra opción…

—Entonces no la vendas. Solo busca una forma de ganar más dinero. Simplemente tienes que tomar una decisión. Nada más.

Lo hizo…. ¡Y lo consiguió!

Es lo que hace la gente exitosa: lograr que sus ingresos se ajusten a su estándar de vida.

¿Por qué es tan importante identificar tus creencias limitantes sobre el dinero?

¿De dónde proceden tus esquemas mentales? ¿Por qué piensas de forma distinta a otras personas?

La respuesta se encuentra en tus creencias limitantes y en la programación recibida de padres, amigos, profesores, medios de comunicación, religión, cultura, etc.

Tu programación recibida lleva a tus pensamientos;

tus pensamientos llevan a tus sentimientos;

tus sentimientos llevan a tus acciones;

y tus acciones llevan a tus resultados.

La buena noticia es que podrás cambiar tus resultados si identificas tus creencias limitantes y cambias tu programación.

Para ello, debemos conocer de qué manera estamos condicionados.

Programación verbal

¿Qué oías en tu infancia sobre el dinero y la gente rica?

En mi casa, mi madre decía constantemente: “el dinero es el ojo del diablo”, “hay que trabajar muy duro para tener algo en la vida”, “si no tienes una casa, no eres nadie”, “los ricos son mezquinos y malvados”, etc.

Y tú, ¿qué escuchaste en tu infancia sobre el dinero?

El problema es que todas esas afirmaciones que oíste permanecen en tu subconsciente y están rigiendo tu vida económica. Pero no te preocupes, porque hay una solución (la veremos más adelante).

Los modelos de referencia

 ¿Qué veías cuando eras pequeño?

¿Cómo se comportaban tus padres respecto al dinero?

¿Gastaban mucho o eran ahorradores?

¿Asumían riesgos o eran conservadores?

¿El dinero llegaba con facilidad a tu familia o era siempre una lucha conseguirlo?

¿El dinero era una fuente de alegría en tu casa o la causa de muchas discusiones?

¿Por qué es tan importante identificar esta información?

Porque, en general, en el ámbito de las finanzas tendemos a comportarnos idénticamente a uno de nuestros progenitores o adoptamos una actitud que es una combinación de la que cada uno de ellos tenía.

Por ejemplo, mi madre era empleada en una empresa textil; era muy conservadora y ahorradora, y siempre decía: “quien no tiene una casa en propiedad no es nadie”.

Y te puedes imaginar en qué invertí mis esfuerzos…

Conseguí tener una casa, dinero y negocios, para demostrarle a mi madre que yo era alguien, para luego perderlo todo y convertirme en “nadie”, según ella. Por suerte, aprendí a reprogramar mi mente y a dejar de sabotearme a mí misma. Así logré vivir la vida que siempre he deseado vivir.

Incidentes concretos

¿Qué experimentaste cuando eras pequeño en torno al dinero, la riqueza y los ricos?

Las experiencias son muy importantes, teniendo en cuenta que dan forma a las creencias que ahora tienes y que te condicionan la vida.

Las estadísticas demuestran que el dinero es la causa principal del fracaso en un negocio o en una relación.

Pero, en realidad, la razón más importante que hay detrás de nuestros fracasos no es el dinero en sí, sino las creencias limitantes respecto a ello que hemos heredado de nuestros padres, profesores, amigos, abuelos, etc.

La clave está en comprender que tratas con creencias, no con dinero; y que hay una forma de cambiar dichas convicciones.

¡Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

 

P.D Si te ha gustado lo que has leído, únete a mi comunidad de personas dispuestas a transformar sus vidas y recibe cada semana en tu e-mail estrategias para hacer crecer tu negocio y herramientas para desarrollar tu potencial.