Cómo construir resiliencia en tiempos difíciles en 3 simples pasos

 

Cómo construir resiliencia en tiempos difíciles

¿Sabes cuál es la principal diferencia entre las personas que se bloquean ante cualquier obstáculo y las que no? Sencillamente, la capacidad de superar “el cambio” con resiliencia.

Mientras que unas se hacen camino, logrando superar cualquier obstáculo que se les pone por delante ante circunstancias difíciles; otras se bloquean y permanecen inmóviles. 

Aquellas que se quedan atrás, bloqueadas en mitad del camino, son presas de los obstáculo. Y es que muchos de estos cambios, nos hacen frenar en seco y nos obligan a ejecutar la tecla de “Reset” y a cambiar. 

Es normal sentir miedo o cierto rechazo al cambio. Al fin y al cabo cambiar significa atravesar la frontera de nuestra zona de confort. Pero piensa que sin cambios no hay esperanza ni nada nuevo por lo que luchar.

Todos sabemos, que no es fácil salir de nuestra zona de confort ante un obstáculo.

La solución a este problema se halla en la capacidad que tenemos para construir resiliencia. O en otras palabras, la capacidad para desarrollar esa fuerza interior que nos ayuda a afrontar sin miedo, los momentos de cambio.

Las personas resilientes son personas flexibles que se adaptan a las circunstancias para prosperar. Una persona con resiliencia nunca espera que los obstáculos desaparezcan, los usa como herramientas para crecer. Se trata de una cualidad muy enriquecedora que todos admiramos. 

Quizás piensas que la resiliencia es una meta imposible para ti. Pero déjame decirte que esa no es la verdad. Eres capaz de hacer lo que haga falta para alcanzar tus objetivos. Y, si te caes, volver a levantarte las veces necesarias.

Te invito a desarrollar de forma estratégica tu resiliencia, con los tres consejos que encontrarás a continuación. Además, al final de artículo te dejo enlace a mi libro “Del miedo a la libertad” y acceso gratuito al primer capítulo.

 

Asume tu responsabilidad

¿Sabías que tenemos el control total de nuestras experiencia aunque no podamos controlar lo que ocurre a nuestro alrededor? Podemos controlar la forma en la que las cosas nos afectan y de esta forma regular nuestra calidad de vida.

Ser consciente de esto es la base para asumir tu propia responsabilidad. Asumir nuestra propia responsabilidad nos ayuda a vislumbrar y aceptar aquello que no podemos cambiar y, así, redirigir nuestros esfuerzos hacia aquello que sí podemos controlar.

El problema no es lo que nos ocurre, sino cómo decidimos al respecto y en qué decidimos enfocarnos. ¿Eres una persona que se enfoca en los obstáculos o en las oportunidades?

 

Acepta el cambio

Cuando nos encontramos ante una situación difícil es muy común sentir cierta incomodidad, estrés e incluso miedo. La sola idea de cambiar y arrojarnos a ese vacío que hay tras el fin de nuestra zona de confort, nos abruma llegando incluso a paralizarnos.

Para desarrollar nuestra resiliencia, el primer paso es aceptar la realidad tal y como es. Es momento de desafiar a la realidad y coger las riendas de nuestra vida.

Una vez hemos asumido esto, ha llegado el momento de darle la vuelta a esa circunstancia que tanto te preocupa, convertirla en tu aliada y transformarla en un nuevo comienzo.

 

Enfócate en las soluciones

Es normal sentir frustración y rabia cuando nos enfrentamos a la adversidad, pero no siempre tiene que ser así. Tenemos elección.

La vida nos lleva por caminos difíciles y no es todo de color de rosa. Habrá momentos en los que nos toque presenciar injusticias, sentir confusión, dolor, sufrimiento… Y es en esos momentos en los que tenemos que dejar que nuestro optimismo tome el control.

Podemos escoger vivir desde el victimismo y enfocarnos solamente en los problemas, o vivir de forma responsable y enfocarnos en las soluciones. Todo depende de nosotros.

No dejes que las emociones negativas invadan tu corazón. Concédete unos minutos, respira hondo y hazte la siguiente pregunta: ¿Qué puedo aprender de esta situación? ¿Qué lecciones positivas esconde este acontecimiento?

 

https://www.youtube.com/watch?v=8aeCwp1EVEo&t=3s
Estrategia en 3 pasos para construir resiliencia

 

 

Somos seres humanos y por lo tanto sufrir, tener miedo o padecer dolor, son cosas previstas en nuestra naturaleza humana. Sin embargo, trabajando la resiliencia podrás convertir cada obstáculo en algo positivo para tu vida.

Del dolor puede nacer la sabiduría, del miedo puede nacer el coraje, del sufrimiento puede nacer la fuerza y el poder interior.

Al fin y al cabo, la resiliencia es como un músculo que puedes fortalecer con un poco de entrenamiento. Lo mismo ocurre con la fortaleza mental y la gestión del estrés.

Soy mentora en Gestión Emocional y Liderazgo y me encantaría ayudarte a desafiar tus límites y liderar tus emociones a través de una mentoría personalizada

Trabajo con profesionales y empresarios y les guío en el camino hacia el auténtico potencial, desafiando a los miedos y convirtiéndolos en un generador de oportunidades.

Espero de corazón que consigas construir resiliencia en estos tiempo difíciles. Me hará muy feliz conocer tu experiencia en los comentarios.

Si te ha gustado te animo a que compartas este artículo con otros valientes.

No olvides suscribirte a mi newsletter para estar a la par de todas las novedades y todos mis artículos.

¡Gracias por ser un valiente!

 

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

 

Cómo desarrollar tu fortaleza mental con 3 sencillos hábitos

 

3 Hábitos para entrenar tu fortaleza mental

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones críticas que abren la puerta al pánico, las preocupaciones y los miedos. Son estos momentos en los que la fortaleza mental hace su aparición demostrándonos que somos mucho más fuertes de lo que pensamos.  

La fortaleza mental nos ayuda a atravesar estas situaciones de crisis desde un lugar de calma, sentido común y compasión. Pero para alcanzar ese estado mental a prueba de “crisis”, es necesario desarrollar una sólida fortaleza mental

Afortunadamente, la fortaleza mental se entrena al igual que entrenamos nuestra capacidad física. Solo hace falta constancia y voluntad.

¿Sabías que solo hacen falta 5 minutos al día para ser dueño de nuestros pensamientos? Si cada día dedicas un poco de tiempo a cambiar la forma en que piensas, afrontarás cualquier desafío desde un punto de vista diferente. 

Recuerda que ampliar tu zona de confort es lo que te va a permitir desarrollar tu verdadero potencial. Te propongo a continuación, tres hábitos que te ayudarán a entrenar y fortalecer tu mente día a día.

 

Practica la gratitud

Es muy fácil centrarse en las cosas negativas que nos ocurren en vez de poner nuestra atención en lo positivo. Practicar la gratitud nos hace tomar consciencia de las cosas buenas que tenemos a nuestro alrededor y nos hace replantearnos la forma en la que percibimos el mundo.

Para poner en práctica es hábito y ver el vaso medio lleno, solo necesitas reflexionar e identificar cada día 3 cosas por las que te sientes agradecido

No te olvides, de que no tienen por qué ser cosas demasiado filosóficas, puedes sentirte grato hasta por el hecho de tener un techo para dormir, familia, amigos. etc. Se trata de reconocer su importancia en nuestra vida y dar gracias por ello.

Si quieres aprender más sobre la gratitud y su potencial como herramienta para entrenar tu mente, te recomiendo que oigas mi podcast sobre el Poder de la Gratitud.

 

Medita para calmar tu mente

Meditar nos ayuda a abrir un diálogo interno con nuestra mente para apaciguarla y hacerla más fuerte. 

Practicar la meditación a diario,  te permitirá reducir el estrés acumulado y aumentar tu capacidad de concentración. Se trata de tomar consciencia del presente evitando revivir las circunstancias difíciles del pasado que nos persiguen.

Hay muchos tipos de meditación pero todas ellas se centran en la respiración para alcanzar ese estado mental de calma. Observa tu respiración natural (sin forzarla) y deja pasar a tus pensamientos negativos. No les prestes atención, sólo observalos.

Si quieres profundizar más en este hábito, te recomiendo mi podcast sobre el Poder de la meditación. Un entrenamiento práctico para recuperar el foco y deshacerse del estrés y la tensión acumulada.

Acepta la realidad

Aceptar la realidad nos ayuda alejar el dolor de forma consciente

Experimentar tristeza, ansiedad o miedo es natural, forma parte de nuestro ser. Somos humanos. Es muy importante aceptar y acoger estos sentimientos como algo natural.

Lo que no es natural, es asumir que el sentimiento está asociado al dolor. Dejar que estos sentimientos junto con otros pensamientos negativos nos dañen, es una elección.

Debemos aceptar la realidad de forma consciente. Todo pasa por alguna razón y detrás de cada obstáculo siempre hay una puerta que se abre y mucho aprendizaje.

Identifica cómo te sientes. Reconoce ese sentimiento y acéptalo. Asume la responsabilidad de todas tus experiencias para seguir adelante.

 

https://www.youtube.com/watch?v=GzGd4c_tjbs&amp=&t=1s
3 Hábitos para entrenar tu fortaleza mental

 

 

Desarrollar tu fortaleza mental te ayudará a superar cualquier obstáculo o adversidad que se presente en tu vida y hacer frente al único obstáculo real que existe: tu mente.

No dejes que tu mente sea tu enemigo y plántale cara al victimismo. Comienza a entrenar tu mente con estos tres simples hábitos.

Si además de desarrollar tu fortaleza mental, deseas aprender a gestionar el estrés y mantener la calma te recomiendo que le eches un vistazo a mi artículo sobre “Cómo mantener la calma en tiempos de crisis“.

Soy mentora en Gestión Emocional y Liderazgo y me encantaría ayudarte a potenciar tu talento y liderar tus emociones a través de una mentoría personalizada. 

Trabajo con profesionales y empresarios y les guío en el camino hacia el talento sin límites, desafiando a los miedos y convirtiéndolos en un generador de oportunidades.

Espero de corazón que logres conseguir aquello que te propones con mis consejos.

Me hará muy feliz conocer tu opinión en los comentarios y si te ha gustado te animo a que compartas este artículo con otros valientes.

No olvides suscríbirte a mi newsletter para estar a la par de todas las novedades y todos mis artículos.

¡Gracias por ser un valiente! 

 

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

 

La luz en la oscuridad – Otra manera de vivir la vida

Todos hemos vivido en algún momento un instante de oscuridad.

El mío fue hace unos pocos años. Se presentó de repente. O así lo viví yo entonces, aunque en realidad era algo que sin darme cuenta, había venido gestándose desde hacía tiempo.

En 1998, cuando me licencié en Ciencias Económicas, quería comerme el mundo. Unos años más tarde, de hecho, había logrado todo lo que me enseñaron a creer que me haría feliz: estaba casada, tenía mi propia familia, vivía en Benidorm (Alicante) en una casa cerca de la playa, tenía negocios prósperos y dinero en abundancia.

Según la gente que me rodeaba, lo tenía todo. Sin embargo, yo me sentía muy infeliz y estaba completamente desconectada de mí misma. Lo que nadie sabía era que estaba viviendo un auténtico cataclismo por dentro.

Me miraba al espejo y no me reconocía. Desconfiaba de mis capacidades, me sentía insegura y buscaba la aprobación de los demás. Mi vida era un barco a la deriva, sin dirección ni destino. Una existencia gris, llena de niebla; y yo, incapaz de darle un giro.

A pesar de ello, algo en mi interior me decía que TENIA QUE HABER OTRA MANERA DE VIVIR.

Y fue ese pensamiento, esa creencia profunda de que la vida tenía que ser mucho más que simplemente existir y dejarse llevar, lo que me dió fuerzas para tomar una decisión.

Estaba perdida. Primero había querido ser la hija perfecta, luego la esposa y madre perfecta. Hasta entonces siempre había vivido para hacer feliz a alguien, para contentar a las personas de mi alrededor, aunque eso significar a ir en contra de lo que yo deseaba o de lo que a mí me hacía feliz.

Pero, ¿quién era yo, en realidad? ¿Qué quería? ¿Cómo me sentía?

Sabía que no podía continuar así, que vivir de esa manera, a pesar de la apariencia de que tenía todo lo necesario para ser feliz, era una farsa. Y más pronto o más tarde, de no hacer algo para remediarlo, me pasaría factura.

Solo sé que necesité tan solo un segundo de coraje para tomar una decisión: la de asumir las riendas de mi vida.

Nadie podía hacerlo por mí. Así que tuve que enfrentarme a todo: a mis miedos, a los reproches y sospechas de mi entorno, a las murmuraciones y el qué dirán de los que se llamaban mis amigos y conocidos.

No me importó. Porque en aquel momento, yo, que siempre había vivido en función de los demás, por fin vivía en función de mí misma. Quería conocerme, saber hasta dónde podía llegar. Quería crecer, aprender, experimentar y convertirme en la mejor versión de mí misma.

En tu instante de oscuridad no busques la luz fuera, en los que te rodean o en lo que tienes.

Sólo tú puedes iluminar tu camino.

Tú eres la verdadera, la auténtica luz. Sólo tú puedes encender tu camino para que nunca más te sientas perdido.

Si te ha gustado este artículo, compártelo, ayudemos a más personas a saber que los límites se pueden superar para llegar a vivir la vida que quieren y merecen.

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

 

Tu actitud es tu fuerza secreta para conseguir tus sueños

¿Qué has hecho para conseguir tus sueños?

Sé que no es fácil responder, pero haz el esfuerzo y sin excusas, sin buscar culpables, intenta enumerar todo lo que has hecho para alcanzar aquello que más deseas.

¿Cuál es el resultado?

Si estás satisfecho con él, te doy mi enhorabuena, eso es que realmente hiciste o estás haciendo todo lo posible por conseguir tu sueño.

Pero si no lo estás, no te sientas mal. En general nos pasa a todos, nos creemos que estamos luchando, cuando en realidad no estamos haciendo nada.

¿Por qué?

Porque aunque deseemos algo con todas nuestras fuerzas, si en nuestra cabeza no tenemos la actitud adecuada, nunca lo conseguiremos.

TU ACTITUD ES TU SÚPER PODER, TU FUERZA SECRETA PARA CONSEGUIR TUS SUEÑOS.

La actitud no es una postura, ni una habilidad, ni una capacidad. Es un estado mental, una disposición que te prepara para superar cualquier reto, cualquier obstáculo.

Tu actitud y tu compromiso contigo mismo, puede cambiarte la vida. A mí me la cambió.

https://youtu.be/IjGTm-H8Raw

Muchas gracias por escucharme, me harás feliz si compartes tu opinión.

Si te ha gustado el vídeo, suscríbete a la comunidad de personas valientes que buscan potenciar su talento y superar sus limitaciones.

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

Libro Del miedo a la libertad
Libro Del miedo a la libertad

Comprométete con tus sueños y atrévete a vivir una vida sin límites

¿Alguna vez has deseado algo tanto que sientes que necesitas conseguirlo para poder vivir?

Esa oferta de empleo que parece que está hecha para ti, mejores ingresos, una relación de pareja feliz…

¿Hasta qué punto estás comprometido con ese deseo?

Porque hay millones de deseos, de sueños, tantos, como personas. Pero ninguno, ni uno sólo, podrá llegar a realizarse si no hay un compromiso.

¿Qué significa esto? Te lo cuento en este vídeo.

https://youtu.be/0Ee823JO5XY

Comparte tu opinión en los comentarios y si quieres que hablemos de algún tema que te interesa o te preocupa en los próximos vídeos, escríbeme, te prometo que haré todo lo posible por ayudarte.

P.D Si te ha gustado el vídeo, suscríbete a la comunidad de personas valientes que buscan potenciar su talento, superar sus limitaciones y gestionar de manera saludable sus emociones.

 

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

Libro Del miedo a la libertad
Libro Del miedo a la libertad

Libro Del miedo a la libertad – Encuentra tu coraje y atrévete a ser feliz

Me hace muchísima ilusión compartir con todos vosotros mi nuevo libro, Del miedo a la libertad.

¡Del miedo a la libertad es mucho más que un libro!

Es la historia de una experiencia, de una investigación. Es el resultado de un deseo personal por compartir, por ayudar. Es un camino para encontrarse a uno mismo, para reconciliarse con el pasado.

Es mi formar de decirle, a quien no está satisfecho con su vida, a quien ve pasar de lejos las oportunidades, a quien se tropieza con una barrera invisible y poderosa que no le deja avanzar, ni crecer, que no está solo.

Que es posible superarlo todo y conseguir la vida con la que siempre había soñado. Tan sólo hay que querer.

¡Compra tu libro ahora!

 

Escribir mi segundo libro Del miedo a la libertad, ha sido un proceso costoso, pero al mismo tiempo apasionante y liberador el hecho de escribir sobre mi propia experiencia.

Sólo así, viviéndolo en primera persona, es posible garantizar que los límites, las barreras, dependen tan sólo de uno mismo.

Y que es uno mismo quien tiene el poder de elegir la vida que quiere vivir.

Estoy segura de que hay muchas personas felices, que no cambiarían nada de lo que las rodea y que están satisfechas con lo que tienen y cómo son.

Pero también sé, y lo sé por propia experiencia, que hay otras que necesitan ayuda, que se sienten bloqueadas, sin salida y lejos de las oportunidades que la vida nos regala.

Personas valientes, convencidas de que el cambio es posible, esperando dar ese paso que las lleve desde los barrotes hasta la libertad.

Para todas ellas es este libro.

Y me siento realmente afortunada de pensar que gracias a él, puedo contribuir, aunque sea un poquito, a que quien lo lea reflexione, no se conforme con tan sólo existir y dé el primer paso hacia la libertad de una vida plena.

Del miedo a la libertad surge de un compromiso conmigo misma.

Me prometí que si conseguía convertirme en la mejor versión de mí misma y encontrar el sentido de mi vida, ayudaría a otras personas que estuvieran pasando por lo mismo que yo pasé: la inseguridad, las dudas, los miedos. Sentirse como un extraño en la propia vida.

Ahora ese compromiso es una realidad, y no puedo estar más feliz.

Durante mi propio proceso Del miedo a la libertad pude identificar cuál era la causa de todos mis límites: el miedo. Y decidí que el tiempo de estar presa de cadenas había terminado. Decidí buscar respuestas.

Investigando, trabajando, experimentando, descubrí algo asombroso: que es posible desarticular el miedo, es posible vencer los límites y convertirlos en recursos valiosos. Y lo hice. Me apoyé en ellos y los utilicé a mi favor para conseguir la vida con la que siempre soñé: MÍ VIDA.

Todo ese conocimiento, esa experiencia; y el deseo de compartirlos con aquellos que quieren emprender un viaje hacia la transformación personal, es lo que me ha llevado a escribir Del miedo a la libertad. 

Ahora lo dejo en tus manos.

Hoy, Del miedo a la libertad ya no es mío, sino tuyo.

Espero que lo disfrutes tanto, como me emociona a mí poder compartirlo.

Y espero de verdad que te guíe y te aporte claridad en tu camino hacia la libertad. Sólo tú puedes decidir dar el primer paso.

Si todavía no lo has leído, puedes comprarlo en Amazon.

P.D Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la comunidad de personas valientes con poder que buscan potenciar su talento y superar sus limitaciones. Únete y da el primer paso hacia la libertad de ser tú mismo.

Inscríbete y descarga mis recursos gratuitos para empezar ya, a vivir la vida que realmente deseas. ¡Te esperamos!

Lidera tu vida y conquista tus sueños

¿Alguna vez te has mirado al espejo y te has preguntado qué has hecho para conseguir tus sueños?

Es un ejercicio muy difícil, porque para que realmente funcione tienes que ser absolutamente sincero contigo mismo. Mírate y sin excusas, ni culpables, ni objeciones, con una transparencia total, haz una lista de todas las cosas que te podían ayudar a lograr la ilusión de tu vida: más comodidades, o más amigos, o conseguir una relación feliz y completa.

¿Cuántas has llevado a cabo? El resultado en la mayoría de los casos es sorprendente, porque nos pasamos la vida creyendo que hemos luchado para alcanzar todo aquello que deseábamos, cuando en realidad, hemos hecho muy poco o nada para conseguirlo.

¿Por qué?

Porque aunque deseemos algo con todas nuestras fuerzas, si en nuestra cabeza no tenemos la actitud adecuada, nunca lo conseguiremos.

¿Qué es la actitud?

Últimamente está de moda porque es una habilidad muy demandada a la hora de encontrar un puesto de trabajo, “tener actitud”. Pero está mal empleada, porque lo que realmente se busca es predisposición: a aprender, a comprometerse con la empresa, a cumplir con las responsabilidades.

La actitud es otra cosa. Es un estado mental en el que nos reconocemos abiertamente con todas nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Es ser consciente del propio potencial, de la enorme capacidad de lucha y esfuerzo que tenemos los seres humanos. Y es saber discernir, de entre todos los sueños, cuáles son aquellos por los que merece la pena luchar.

William James, un psicólogo y filósofo norteamericano, señaló que el mayor descubrimiento que su generación había aportado a la humanidad fue que los seres humanos podían cambiar sus vidas si modificaban su estado mental.

En otras palabras, sea lo que sea lo que desees en la vida (salud, prosperidad, una relación amorosa, paz interior, etcétera), lo primero que tienes que hacer es examinarte a ti mismo, tu capacidad y tu talento. Y luego, olvidando los prejuicios y los temores, con la tranquilidad y la calma que da el autoconocimiento, examinar lo que es posible y lo imposible y verás que realmente hay muy poco imposible.

Tu actitud, tu compromiso contigo mismo, puede cambiarte la vida. A mí me la cambió.

En el año 2009, tras un terrible proceso de divorcio, lo dejé todo y decidí empezar de nuevo, con mi hija de 2 años. No fue nada fácil.

Tuve que enfrentarme a mis peores pesadillas y me caía una y otra vez. Sin embargo, me levantaba al día siguiente convencida de que todo pasa por algo, de que lo mejor estaba por llegar y de que lo conseguiría.

Me mudé a Barcelona y pedí un préstamo de 3.000€. No conocía a nadie y no contaba con ningún apoyo.

Alquilé una habitación en un piso compartido y encontré trabajo en menos de un mes. Y cada mañana me decía a mí misma: «Soy capaz; lo conseguiré», «Puedo hacerlo».

Necesitaba, desesperadamente, encontrarme a mí misma, descubrir quién era y descubrir cuál era el propósito de mi vida.

Y mi salvación fue mi actitud. Y mi mayor motivación, mi hija.

  • Mi actitud me ayudó a ver oportunidades donde parecía que había obstáculos. Mi actitud me ayudó a enfocarme en las soluciones, no en los problemas.
  • Mi actitud me ayudó a saber ver lo mejor en los demás. Mi actitud me ayudó a ser persistente y a perseguir mis sueños. Mi actitud me ayudó a ser responsable de mi vida.

En aquellos primeros momentos de debilidad, todas las circunstancias me empujaban hacia el fracaso. Pero mi actitud ante ellas, mi decisión de no rendirme, me puso en el camino del éxito.

Hoy puedo decir que lo he conseguido, que he logrado todo lo que ansiaba tener: he fundado Liderazgo Emocional, una consultoría de desarrollo personal y profesional; escribo libros para ayudar a personas que quieren hacer frente a sus límites y potenciar su talento; dirijo un negocio próspero en el sector energético y lo más importante, tengo una familia que me quiere y apoya por encima de todo.

Y lo conseguí porque un día me miré al espejo, fui sincera y me prometí a mí misma que todo iba a cambiar.

Decidí que me lo merecía TODO en la vida.

Decidí que había nacido para ser libre, abundante y feliz.

Decidí que podía conseguirlo.

Si yo lo hice, tú también puedes. Infórmate sobre mi mentoría “Talento sin límites” y da el primer paso. Ahora es el momento. Empieza ya a conquistar tus sueños.

Si te ha gustado este artículo, compártelo, ayudemos a más personas a saber que los límites se pueden superar para llegar a vivir la vida que quieres y mereces.

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

Libro Del miedo a la libertad
Libro Del miedo a la libertad

Aprende a superar tus límites – Herramienta muy efectiva (que seguro no conoces)

Si nos vemos incapaces de superar un obstáculo o resolver un problema, tenemos dos opciones:

  1. Dejarlo estar, hacer que como que no existe, confiando en que desaparecerá solo; cosa que raramente ocurre, muy al contrario, el problema se hace generalmente más grande.
  2. Buscar ayuda. Y esa ayuda puede ser de muchas formas, pero lo más normal es que con la mejor intención, te digan cuál es la solución al problema.

Por ejemplo: tu problema es que no te gustan las verduras. Y es necesario tomarlas para tu salud y el bienestar de tu cuerpo. Si vas a un amigo, o a un familiar, o incluso a un profesional de la nutrición, probablemente te dirán: “Come purés, guisados, salteados, guisos en los que las verduras estén, pero no se noten”. A lo que tú responderás: “Vale, pero ¿¿cómo?? ¿Cómo hago eso?”. Necesitas las recetas.

Cuando estás sometido a tus límites, a tus temores, eres sensato e inteligente y buscas ayuda, que te digan que tienes que estar bien, que tienes que superarlo, que tienes que luchar para vencer eso que te tiene preso… no te sirve de mucho. Porque en verdad eso es lo que tú quieres y necesitas, pero no sabes cómo hacerlo.

Los seres humanos, y esto lo tenemos en común con otros animales, tenemos capacidad de aprendizaje. Pero lo que nos diferencia de ellos, es que una vez hemos aprendido algo, ampliamos nuestra área de conocimientos hasta que encontramos algo nuevo que aprender. Por eso es por lo que hemos evolucionado. Y para ir superando estos nuevos desafíos, hemos creado y fabricado herramientas.

Nuestra mente es igual. Necesita aprender a superar sus límites y para ello debemos proporcionarle herramientas que le faciliten el trabajo y la ayuden a alcanzar el éxito.

En mi libro Del miedo a la libertad, he desarrollado una herramienta que te permite gestionar y superar tus miedos para situarte en el camino hacia la libertad.

Es un proceso que consta de ocho pasos, y que comienza en el momento en el que algo dispara tu miedo. Reconoces los síntomas: palpitaciones, sudor frío, náuseas… ya has sufrido el impacto emocional que te lleva hasta un momento sin retorno, en el que, o huyes, o decides enfrentarte a lo que te está pasando. Estos son los tres primeros pasos del proceso.

  • Si decides huir, le das credibilidad a tu miedo, lo conviertes en real, le das estatus de verdad.
  • Si decides enfrentarlo, te adentrarás en un viaje libertador del que saldrás fortalecido, más sabio y más preparado para conseguir todo aquello que deseas.

No te voy a engañar. El viaje no es fácil. Pero no estarás solo. Tendrás las herramientas necesarias para emprenderlo con decisión y confianza. Sabiendo que la recompensa, tu libertad, es merecedora de cualquier esfuerzo.

Si quieres saber más sobre el Proceso Del miedo a la libertad®, te invito a que te descargues de manera gratuita el e-book de mi libro, Del miedo a la libertad. Estará disponible gratis, sólo durante el miércoles 25.

Y no lo olvides: Eres merecedor de todo el amor, la abundancia, la salud y la felicidad del mundo.

Si te ha gustado este artículo, compártelo, ayudemos a más personas a saber que los límites se pueden superar para llegar a vivir la vida que quieres y mereces.

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

Libro Del miedo a la libertad
Libro Del miedo a la libertad

Cómo convertí el miedo a hablar en público en una oportunidad

Recuerdo la primera vez que me lancé a superar mi miedo a hablar en público, como uno de los peores momentos de mi vida. No porque lo pasara mal. Sino porque no lo conseguí.

En 2011, me había apuntado a un taller práctico que se titulaba “Levántate y habla”, dispuesta a adquirir las habilidades que me permitirían superar el terror que me inspiraba hablar en público.

Llegó el gran día. Me senté junto a un grupo muy variado de personas —desde comerciales hasta directivos—, impaciente por aprender por fin las técnicas que me permitirían perder el miedo a hablar en público. La persona que impartía el taller nos explicó la temática y los contenidos: había una parte teórica con técnicas y herramientas para adquirir confianza y seguridad; y una parte práctica: en esta, cada participante tendría que salir y hablar delante de todos durante cinco minutos sobre el tema que escogiera.

Al principio pensé que sería divertido experimentar algo nuevo, pero poco a poco, mientras escuchaba y tomaba notas, la voz del miedo se apoderó de mí y el mecanismo se puso en marcha. Mis manos empezaron a sudar, mis piernas a temblar y un nudo en el estómago se fue encargando de encogérmelo. El pánico se apoderó de mí. El simple hecho de imaginarme delante de aquel grupo de desconocidos significaba una catástrofe de proporciones mayúsculas. La única opción a mi alcance era escapar lo antes posible.

En la primera pausa cogí el bolso y me fui al baño para refrescarme un poco la cara. Traté de tranquilizarme y de reunir fuerzas para controlar mi nerviosismo. Volvería a la sala, todo iba a ir bien. Sin embargo, al salir, mis piernas y mi cuerpo, en vez de tomar a la derecha hacia el aula, giraron a la izquierda y me sacaron del edificio.

El miedo había vencido una vez más. Y tras el miedo, el autocastigo por no haber podido superarlo.

Durante mucho tiempo no se lo conté a nadie. Era una pesadilla. Pero estaba dispuesta a encontrar la solución, el antídoto.

Hoy, doy conferencias y charlas ante decenas de personas. Y a pesar de lo vulnerable que me siento cuando vuelvo a hablar en público, he podido superar mis límites y convertir mi miedo a hablar en público en una oportunidad para conocer quién soy realmente, liberar todo mi potencial y ser consciente de todas las posibilidades maravillosas que la vida dispone ante mis ojos.

Estoy segura de que tú también puedes convertir tu miedo a hablar en público en una oportunidad. ¿Quieres saber cómo?

Todo empieza por un cambio. Y no es un cambio titánico, ni extremadamente complicado. Es algo que puede empezar muy poquito a poco: tienes que modificar la forma de hablar contigo mismo y hablar de ti a los demás.

Pero para ello deber conocer cuál es tu Mecanismo del miedo©. Aquello que te lleva a huir, que hace que salgas de la habitación sin poder hacer nada para evitarlo. Para superarlo.

Imagen - Mecanismo del miedo©

Porque tras el miedo a hablar en público hay otro más profundo, arraigado en nuestra memoria, nuestra experiencia. Todos tenemos uno. El mío era “miedo a ser invisible”. Si aún no sabes cuál es el tuyo, contacta conmigo y lo descubriremos juntos.

El Mecanismo del miedo© es un círculo vicioso, un ciclo de eventos en los que la solución aparente a un problema causa un nuevo problema que te devuelve al problema original.

Cada uno de nosotros tiene un Mecanismo del miedo© individual anclado en cuatro pilares que lo vuelven muy estable: la herencia familiar, el sistema de creencias sostenido generación tras generación, las heridas emocionales de la infancia y las propias experiencias.

Conoces la voz del miedo, ¿verdad?

Es esa voz que te dice “no lo mereces”, o “no lo vas a conseguir” o “no vales suficientemente”. Quizás tú la conoces por otro nombre. Quizás llamas a esa voz “ser realista”, o “ser precavido” o incluso “ser listo”. Pero la verdad es que es la voz del miedo.

Y el primer paso para reducir su dominio sobre ti es identificarla y reconocer lo que dice.

El segundo paso es agradecerle su preocupación por ti. En última instancia su objetivo es protegerte, aun a costa de limitarte, de cortar tus alas. Y forma parte de ti. Abrázala como tal.

Y por último, déjala marchar. demuestra que no la necesitas. Que eres lo suficientemente fuerte para afrontar lo que venga.

Realizando esos tres pasos, verás como la voz del miedo pierde fuerza poco a poco y se va transformando en seguridad a la hora de enfrentar nuevos retos. Cómo tus límites se convierten en el motor que te da potencia para despegar.

Una vez que identificas y aceptas tu miedo, el paso siguiente es disponerte a hacer un trabajo interior:

a) Cuestionar tus creencias y verdades sobre ciertas cosas;

b) Renunciar a tu verdad absoluta sobre algo y aceptar que no es la única verdad;

c) Elegir tu nueva experiencia. 

Pero el proceso no termina aquí. Porque la consecuencia del miedo era el autocastigo, ¿recuerdas?

Para desarmar para siempre el miedo y convertirlo en los cimientos de lo que puedes llegar a ser, debes transformar ese autocastigo en reconocimiento.

Reconocerte a ti mismo por lo que haces te ayuda a dominar el miedo, aumenta tu conciencia de quien realmente eres y te motiva a seguir adelante y emprender acciones en otra dirección.

Pon en valor cada gesto de coraje que realices, cada instante en el que desafías tus límites y los superas. Por pequeño que sea. Escribe cada día, de tres a cinco reconocimientos:

“Hoy me reconozco a mí mismo por…”

Cuando consigas practicar el reconocimiento contigo mismo, reconoce también a los demás. Gratificarles, hacerles saber que son importantes, que las cosas que hacen son importantes, es el mejor regalo que se le puede hacer a una persona.

Comprométete contigo mismo y con este cambio. Sé firme y paciente. Reconócete y reconoce a los que te rodean. Y entonces podrás decir que estás dominando tu miedo. Que trabaja para ti. Y te empodera para seguir creciendo. Para ser cada día un poco mejor.

Y si necesitas ayuda para conseguirlo, no dudes en escribirme (info@melaniagarbu.com). Juntos, convertiremos tus límites en dos poderosas alas con las que volar libre.

Me encantará leerte en los comentarios.

P.D Si te ha gustado este artículo, suscríbete a la comunidad de profesionales valientes dispuestos a desafiar sus miedos, gestionar sus emociones y desarrollar todo su potencial.

Haz click en la imagen para suscribirte y llévate tu REGALO.

Guía Gratuita - estrés

Terapia para recuperar la autoestima y confianza en ti mismo

Hace 10 años estaba pasando por el peor momento de mi vida.

Después de muchos años de sufrimiento y mucho dolor, un día decidí acabar con mi matrimonio. Pero esa decisión fue el comienzo de un periodo aún más difícil, doloroso y agotador…

Y después de casi un año de lucha, que fue el periodo que duró el divorcio, un día decidí inscribirme a un curso de desarrollo personal que prometía ser muy interesante y según la amiga que me lo recomendó, podría cambiarme la vida.

Hice el curso y a partir de ese momento, empecé a investigar más sobre el ser humano y su potencial extraordinario con el único propósito de averiguar:

  • ¿Quién soy?
  • ¿Para qué estoy aquí?
  • ¿Cual es el sentido de mi vida?

Y empecé con el proceso del perdón. Lo primero que hice después de aquel entrenamiento, fue dejar de luchar contra mi misma y perdonarme. 

Lo más difícil que he hecho en toda mi vida, ha sido perdonarme a mí misma por permitirles a los demás que me hagan daño y que me traten mal.

Y solo después de perdonarme a mí misma, entendí por fin, que lo que pasó en mi vida, no me pasó a mí, sino para míPasó para ayudarme a despertar, crecer y convertirme en la persona que soy hoy. 

Entendí por fin, que el perdón, es el mayor acto de valentía y el mejor regalo que te puedes dar a ti mismo.

El perdón, es el mayor acto de valentía y el mejor regalo que te puedes dar a ti mismo.

Así que, si sientes que tu vida no tiene sentido, o te siente estancado en algún aspecto de tu vida, puede deberse a una carencia de perdón. A lo mejor no te has perdonado a ti mismo o a lo mejor no has perdonado a otras personas. No importa. Lo que tienes que hacer es perdonar.

Porque el perdón nos libera:

  • De la culpa y del pasado
  • Del dolor y el resentimiento
  • Y nos ayuda a crear nuestro futuro

Nelson Mandela dijo una vez: “El resentimiento es como tomar veneno y luego vivir esperanzados de que va a matar a tus enemigos”.

Para liberarnos y dejar atrás el pasado, tenemos que estar dispuestos a perdonar. Y sabemos que estamos por el camino correcto y que nos hemos perdonado a nosotros mismos y a los demás, cuando ya no miramos atrás.

Yo no estaría hoy aquí si no me habría perdonado a mí misma  y a las personas que me hicieron daño. Yo, ya no estoy dispuesta a castigarme en el presente por lo que algunas personas me hicieron en el pasado. Y no quiero decir que lograrlo haya sido fácil. Solo que ahora puedo mirar hacia atrás y decir: “Eso es algo que sucedió, pero ya no vivo allí”

Por esa razón, he sido capaz de escribir un libro basado en mi historia de superación personal, Atrévete a tenerlo todo. Un libro para todas aquellas personas que piensan que hay otra manera de vivir la vida y que están dispuestas a recuperar su poder personal, dispuestas a mirar hacia su interior y darse cuenta de que son mucho más de lo que la sociedad piensa que son y pueden hacer.

Después de perdonarme a mí misma y a los demás, la segunda herramienta que empecé a utilizar en mi proceso de cambio, fue la gratitud.

Así que, si todavía no lo has hecho, te animo a perdonarte a ti mismo y a los demás, a liberarte del pasado, para poder vivir en el presente y disfrutar de tu vida. Y para ayudarte, he creado un audio El poder del Perdón. Te animo de corazón que practiques el perdón para poder dejar atrás el pasado!

¡Si te ha gustado este artículo, compártelo con tus seguidores!

Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.