conquista tus sueños

Lidera tu vida y conquista tus sueños

¿Alguna vez te has mirado al espejo y te has preguntado qué has hecho para conseguir tus sueños?

Es un ejercicio muy difícil, porque para que realmente funcione tienes que ser absolutamente sincero contigo mismo. Mírate y sin excusas, ni culpables, ni objeciones, con una transparencia total, haz una lista de todas las cosas que te podían ayudar a lograr la ilusión de tu vida: más comodidades, o más amigos, o conseguir una relación feliz y completa.

¿Cuántas has llevado a cabo? El resultado en la mayoría de los casos es sorprendente, porque nos pasamos la vida creyendo que hemos luchado para alcanzar todo aquello que deseábamos, cuando en realidad, hemos hecho muy poco o nada para conseguirlo.

¿Por qué?

Porque aunque deseemos algo con todas nuestras fuerzas, si en nuestra cabeza no tenemos la actitud adecuada, nunca lo conseguiremos.

¿Qué es la actitud?

Últimamente está de moda porque es una habilidad muy demandada a la hora de encontrar un puesto de trabajo, “tener actitud”. Pero está mal empleada, porque lo que realmente se busca es predisposición: a aprender, a comprometerse con la empresa, a cumplir con las responsabilidades.

La actitud es otra cosa. Es un estado mental en el que nos reconocemos abiertamente con todas nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Es ser consciente del propio potencial, de la enorme capacidad de lucha y esfuerzo que tenemos los seres humanos. Y es saber discernir, de entre todos los sueños, cuáles son aquellos por los que merece la pena luchar.

William James, un psicólogo y filósofo norteamericano, señaló que el mayor descubrimiento que su generación había aportado a la humanidad fue que los seres humanos podían cambiar sus vidas si modificaban su estado mental.

En otras palabras, sea lo que sea lo que desees en la vida (salud, prosperidad, una relación amorosa, paz interior, etcétera), lo primero que tienes que hacer es examinarte a ti mismo, tu capacidad y tu talento. Y luego, olvidando los prejuicios y los temores, con la tranquilidad y la calma que da el autoconocimiento, examinar lo que es posible y lo imposible y verás que realmente hay muy poco imposible.

Tu actitud, tu compromiso contigo mismo, puede cambiarte la vida. A mí me la cambió.

En el año 2009, tras un terrible proceso de divorcio, lo dejé todo y decidí empezar de nuevo, con mi hija de 2 años. No fue nada fácil.

Tuve que enfrentarme a mis peores pesadillas y me caía una y otra vez. Sin embargo, me levantaba al día siguiente convencida de que todo pasa por algo, de que lo mejor estaba por llegar y de que lo conseguiría.

Me mudé a Barcelona y pedí un préstamo de 3.000€. No conocía a nadie y no contaba con ningún apoyo.

Alquilé una habitación en un piso compartido y encontré trabajo en menos de un mes. Y cada mañana me decía a mí misma: «Soy capaz; lo conseguiré», «Puedo hacerlo».

Necesitaba, desesperadamente, encontrarme a mí misma, descubrir quién era y descubrir cuál era el propósito de mi vida.

Y mi salvación fue mi actitud. Y mi mayor motivación, mi hija.

  • Mi actitud me ayudó a ver oportunidades donde parecía que había obstáculos. Mi actitud me ayudó a enfocarme en las soluciones, no en los problemas.
  • Mi actitud me ayudó a saber ver lo mejor en los demás. Mi actitud me ayudó a ser persistente y a perseguir mis sueños. Mi actitud me ayudó a ser responsable de mi vida.

En aquellos primeros momentos de debilidad, todas las circunstancias me empujaban hacia el fracaso. Pero mi actitud ante ellas, mi decisión de no rendirme, me puso en el camino del éxito.

Hoy puedo decir que lo he conseguido, que he logrado todo lo que ansiaba tener: he fundado Liderazgo Emocional, una consultoría de desarrollo personal y profesional; escribo libros para ayudar a personas que quieren hacer frente a sus límites y potenciar su talento; dirijo un negocio próspero en el sector energético y lo más importante, tengo una familia que me quiere y apoya por encima de todo.

Y lo conseguí porque un día me miré al espejo, fui sincera y me prometí a mí misma que todo iba a cambiar.

Decidí que me lo merecía TODO en la vida.

Decidí que había nacido para ser libre, abundante y feliz.

Decidí que podía conseguirlo.

Si yo lo hice, tú también puedes. Infórmate sobre mi mentoría “Talento sin límites” y da el primer paso. Ahora es el momento. Empieza ya a conquistar tus sueños.

Si te ha gustado este artículo, compártelo, ayudemos a más personas a saber que los límites se pueden superar para llegar a vivir la vida que quieres y mereces.

#MelaniaGarbú, #DelMiedoalaLibertad, #LiderazgoEmocional, #Actitud, #TalentoSinLímites

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.

Libro Del miedo a la libertad
Libro Del miedo a la libertad
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *