Entradas

2 Consejos para gestionar el estrés y mantener la calma en tiempos de crisis


Cómo mantener la calma en tiempos de crisis

¿Eres de aquellos a los que les es imposible mantener la calma ante situaciones de estrés? ¿Admiras a aquellas personas que consiguen mantenerse impasibles ante situaciones complicadas? ¡Buenas noticias! Acabas de comenzar un viaje personal que te ayudará a gestionar el estrés y mantener la calma en tiempos de crisis.

Te entiendo, soy una de esas personas que la vida ha puesto a prueba en innumerables ocasiones hasta tal punto de repercutir en mi salud. Mis emociones difíciles han tomado el control más de una vez.

Estas emociones vienen causadas por el estrés que nos genera no saber responder ante diferentes situaciones. Y la raíz de ese estrés puede ser diversa. Puede proceder tanto del exterior (tu trabajo, clientes difíciles, problemas familiares…) como del interior (tus propios pensamientos).

Si quieres descubrir cómo entrenar tu mente para aumentar tu fortaleza mental te recomiendo que hagas un pequeño viaje a mi artículo sobre “fortaleza mental”.


Cambia tu perspectiva

Antes situaciones difíciles la creencia más popularizada que usamos como salvavidas y que nos resulta más fácil adoptar, es pensar que no tenemos ningún control sobre “esa situación”.

Este pensamiento no es nada positivo ya que nos obligamos a pensar que tenemos las manos atadas hasta tal punto que nos lo creemos. Esta actitud nos deja completamente a merced del problema y las circunstancias en vez de afrontarlo.

El problema no es lo que nos sucede sino la actitud que decidimos adoptar de forma inconsciente. 

Te invito a que te pares a reflexionar por un momento. Establece un diálogo interno con tus pensamientos y analiza tu conversación interna ante una situación difícil.

¿Cómo es ese diálogo? No es lo mismo sentenciar de forma negativa lo que nos sucede que afrontarlo como una oportunidad de aprendizaje donde crecer. 

Mantener un tono amable con uno mismo en estos momentos de reflexión ayuda a reducir el estrés.

Dale la vuelta a tus pensamientos y comienza a ver lo positivo en la adversidad. Las soluciones vendrán más fácilmente a tu cabeza si mantienes una perspectiva positiva y tranquila

Y recuerda que independientemente de las palabras que utilizas en tu diálogo interno, tu mente las percibirá como ciertas y las aceptará como una realidad. Así que sé amable contigo mismo 🙂


Tómate tiempo para relajarte

Probablemente nunca te has dado cuenta, pero ¿sabías que tras vivir una situación tensa lo primero que hacemos es soltar una bocanada de aire? Esta bocanada de aire nos dice mucho más de lo que pensamos ya que con ella liberamos todo el estrés acumulado.

La manera en la que respiramos es enormemente poderosa. Si logras controlar la respiración serás capaz de influir en tu cuerpo y por lo tanto ayudarás a aliviar el estrés.

Para ello, te propongo un simple ejercicio que puedes llevar a cabo en cualquier momento y lugar.

  1. Respira contando hasta 4
  2. Mantén la respiración contando hasta 4
  3. Suelta el aire contando hasta 4
  4. Y vuelve a repetir el proceso 3 o 4 veces

La respiración es clave para mantener la calma y gestionar el estrés.


Consejos para gestionar el estrés y mantener la calma en tiempos de crisis

Ahora que ya conoces algunas de las técnicas más importantes para gestionar el estrés, te animo a que las pongas en práctica. Dí adiós a los malos sentimientos por muy dura que sea la situación que estés pasando.

Soy mentora en Gestión Emocional y Liderazgo y me encantaría ayudarte a desafiar tus límites y liderar tus emociones a través de una mentoría personalizada

Trabajo con profesionales y empresarios y les guío en el camino hacia el auténtico potencial, desafiando a los miedos y convirtiéndolos en un generador de oportunidades.

Espero de corazón que logres superar el estrés y que, por supuesto, me cuentes tu experiencia en los comentarios.

Si te ha gustado te animo a que compartas este artículo con otros valientes.

No olvides suscribirte a mi newsletter para estar a la par de todas las novedades y todos mis artículos.

¡Gracias por ser un valiente!


Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.


Cómo desarrollar tu fortaleza mental con 3 sencillos hábitos


3 Hábitos para entrenar tu fortaleza mental

A lo largo de nuestra vida nos enfrentamos a situaciones críticas que abren la puerta al pánico, las preocupaciones y los miedos. Son estos momentos en los que la fortaleza mental hace su aparición demostrándonos que somos mucho más fuertes de lo que pensamos.  

La fortaleza mental nos ayuda a atravesar estas situaciones de crisis desde un lugar de calma, sentido común y compasión. Pero para alcanzar ese estado mental a prueba de “crisis”, es necesario desarrollar una sólida fortaleza mental

Afortunadamente, la fortaleza mental se entrena al igual que entrenamos nuestra capacidad física. Solo hace falta constancia y voluntad.

¿Sabías que solo hacen falta 5 minutos al día para ser dueño de nuestros pensamientos? Si cada día dedicas un poco de tiempo a cambiar la forma en que piensas, afrontarás cualquier desafío desde un punto de vista diferente. 

Recuerda que ampliar tu zona de confort es lo que te va a permitir desarrollar tu verdadero potencial. Te propongo a continuación, tres hábitos que te ayudarán a entrenar y fortalecer tu mente día a día.


Practica la gratitud

Es muy fácil centrarse en las cosas negativas que nos ocurren en vez de poner nuestra atención en lo positivo. Practicar la gratitud nos hace tomar consciencia de las cosas buenas que tenemos a nuestro alrededor y nos hace replantearnos la forma en la que percibimos el mundo.

Para poner en práctica es hábito y ver el vaso medio lleno, solo necesitas reflexionar e identificar cada día 3 cosas por las que te sientes agradecido

No te olvides, de que no tienen por qué ser cosas demasiado filosóficas, puedes sentirte grato hasta por el hecho de tener un techo para dormir, familia, amigos. etc. Se trata de reconocer su importancia en nuestra vida y dar gracias por ello.

Si quieres aprender más sobre la gratitud y su potencial como herramienta para entrenar tu mente, te recomiendo que oigas mi podcast sobre el Poder de la Gratitud.


Medita para calmar tu mente

Meditar nos ayuda a abrir un diálogo interno con nuestra mente para apaciguarla y hacerla más fuerte. 

Practicar la meditación a diario,  te permitirá reducir el estrés acumulado y aumentar tu capacidad de concentración. Se trata de tomar consciencia del presente evitando revivir las circunstancias difíciles del pasado que nos persiguen.

Hay muchos tipos de meditación pero todas ellas se centran en la respiración para alcanzar ese estado mental de calma. Observa tu respiración natural (sin forzarla) y deja pasar a tus pensamientos negativos. No les prestes atención, sólo observalos.

Si quieres profundizar más en este hábito, te recomiendo mi podcast sobre el Poder de la meditación. Un entrenamiento práctico para recuperar el foco y deshacerse del estrés y la tensión acumulada.

Acepta la realidad

Aceptar la realidad nos ayuda alejar el dolor de forma consciente

Experimentar tristeza, ansiedad o miedo es natural, forma parte de nuestro ser. Somos humanos. Es muy importante aceptar y acoger estos sentimientos como algo natural.

Lo que no es natural, es asumir que el sentimiento está asociado al dolor. Dejar que estos sentimientos junto con otros pensamientos negativos nos dañen, es una elección.

Debemos aceptar la realidad de forma consciente. Todo pasa por alguna razón y detrás de cada obstáculo siempre hay una puerta que se abre y mucho aprendizaje.

Identifica cómo te sientes. Reconoce ese sentimiento y acéptalo. Asume la responsabilidad de todas tus experiencias para seguir adelante.


3 Hábitos para entrenar tu fortaleza mental

Desarrollar tu fortaleza mental te ayudará a superar cualquier obstáculo o adversidad que se presente en tu vida y hacer frente al único obstáculo real que existe: tu mente.

No dejes que tu mente sea tu enemigo y plántale cara al victimismo. Comienza a entrenar tu mente con estos tres simples hábitos.

Soy mentora en Gestión Emocional y Liderazgo y me encantaría ayudarte a potenciar tu talento y liderar tus emociones a través de una mentoría personalizada. 

Trabajo con profesionales y empresarios y les guío en el camino hacia el talento sin límites, desafiando a los miedos y convirtiéndolos en un generador de oportunidades.

Espero de corazón que logres conseguir aquello que te propones con mis consejos.

Me hará muy feliz conocer tu opinión en los comentarios y si te ha gustado te animo a que compartas este artículo con otros valientes.

No olvides suscríbirte a mi newsletter para estar a la par de todas las novedades y todos mis artículos.

¡Gracias por ser un valiente! 


Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.


La luz en la oscuridad – Otra manera de vivir la vida

Todos hemos vivido en algún momento un instante de oscuridad.

El mío fue hace unos pocos años. Se presentó de repente. O así lo viví yo entonces, aunque en realidad era algo que sin darme cuenta, había venido gestándose desde hacía tiempo.

En 1998, cuando me licencié en Ciencias Económicas, quería comerme el mundo. Unos años más tarde, de hecho, había logrado todo lo que me enseñaron a creer que me haría feliz: estaba casada, tenía mi propia familia, vivía en Benidorm (Alicante) en una casa cerca de la playa, tenía negocios prósperos y dinero en abundancia.

Según la gente que me rodeaba, lo tenía todo. Sin embargo, yo me sentía muy infeliz y estaba completamente desconectada de mí misma. Lo que nadie sabía era que estaba viviendo un auténtico cataclismo por dentro.

Me miraba al espejo y no me reconocía. Desconfiaba de mis capacidades, me sentía insegura y buscaba la aprobación de los demás. Mi vida era un barco a la deriva, sin dirección ni destino. Una existencia gris, llena de niebla; y yo, incapaz de darle un giro.

A pesar de ello, algo en mi interior me decía que TENIA QUE HABER OTRA MANERA DE VIVIR.

Y fue ese pensamiento, esa creencia profunda de que la vida tenía que ser mucho más que simplemente existir y dejarse llevar, lo que me dió fuerzas para tomar una decisión.

Estaba perdida. Primero había querido ser la hija perfecta, luego la esposa y madre perfecta. Hasta entonces siempre había vivido para hacer feliz a alguien, para contentar a las personas de mi alrededor, aunque eso significar a ir en contra de lo que yo deseaba o de lo que a mí me hacía feliz.

Pero, ¿quién era yo, en realidad? ¿Qué quería? ¿Cómo me sentía?

Sabía que no podía continuar así, que vivir de esa manera, a pesar de la apariencia de que tenía todo lo necesario para ser feliz, era una farsa. Y más pronto o más tarde, de no hacer algo para remediarlo, me pasaría factura.

Solo sé que necesité tan solo un segundo de coraje para tomar una decisión: la de asumir las riendas de mi vida.

Nadie podía hacerlo por mí. Así que tuve que enfrentarme a todo: a mis miedos, a los reproches y sospechas de mi entorno, a las murmuraciones y el qué dirán de los que se llamaban mis amigos y conocidos.

No me importó. Porque en aquel momento, yo, que siempre había vivido en función de los demás, por fin vivía en función de mí misma. Quería conocerme, saber hasta dónde podía llegar. Quería crecer, aprender, experimentar y convertirme en la mejor versión de mí misma.

En tu instante de oscuridad no busques la luz fuera, en los que te rodean o en lo que tienes.

Sólo tú puedes iluminar tu camino.

Tú eres la verdadera, la auténtica luz. Sólo tú puedes encender tu camino para que nunca más te sientas perdido.

Si te ha gustado este artículo, compártelo, ayudemos a más personas a saber que los límites se pueden superar para llegar a vivir la vida que quieren y merecen.

Haz click en la imagen y llévate tu REGALO.